Enviar
Brasil aplaude candidatura de Carstens

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, recibió ayer en Brasilia al gobernador del Banco Central de México, Agustín Carstens, a quien le aseguró que su candidatura para el más alto cargo del FMI "es muy importante" porque "rompe las reglas" del organismo.
"Es muy importante la candidatura de un país emergente, porque rompe las reglas antiguas de que el FMI debe ser dirigido por un europeo", dijo Mantega junto a Carstens, quien llegó a Brasil dos días después de la visita de la ministra de Economía gala, Christine Lagarde, también candidata a la dirección de la institución.
Mantega afirmó que, desde que se acordaron esas "reglas" no escritas, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, "el mundo ha cambiado y hoy existe un equilibrio (económico) mucho mayor entre los europeos y los países emergentes", que debe reflejarse en la conducción del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Aunque reiteró que Brasil todavía no anunciará respaldo a ningún candidato al cargo que ocupaba el francés Dominique Strauss-Kahn, que dimitió en medio de un escándalo sexual, Mantega apuntó que "será un gran avance si el director del FMI es elegido por su mérito y no por su nacionalidad".
El ministro brasileño elogió los "méritos" de Carstens, a quien consideró "un candidato que ya tiene mucha experiencia acumulada, que ya fue ministro de Economía de México y dirige el Banco Central de su país, y además ya fue subdirector gerente del FMI".
Carstens, definido por Mantega como un "buen compañero del G20", dijo a su turno que su candidatura ha sido recibida con "simpatía" en muchos países de América Latina, aunque aclaró que, como en el caso de Brasil, todavía ninguno de ellos le ha ofrecido un apoyo formal.
No obstante, subrayó que el proceso electoral en el FMI "está comenzando" y que la votación se realizará a fines de este mes.
"Todavía hay bastante tiempo por delante", señaló el gobernador del Banco Central de México, quien se comprometió con mantener el proceso de reformas en el FMI en caso de ser elegido para ejercer la dirección del organismo multilateral.
En ese sentido, Mantega subrayó que el FMI ha "cambiado mucho" en los últimos años, en los que "dejó de ser aquel organismo que sólo fiscalizaba a los países en desarrollo e ignoraba lo que hacían los más desarrollados", a los que volvió a responsabilizar por la crisis que estalló en 2008.
Tras concluir ayer sus actividades en Brasilia, Carstens viajará hacia la ciudad de São Paulo, donde hoy se entrevistará con el presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini.
Posteriormente, viajará hacia Buenos Aires, donde el viernes presentará su candidatura ante las autoridades argentinas.
Por su parte, el presidente del Banco Central de Uruguay (BCU), Mario Bergara, respaldó la semana pasada a su homólogo mexicano en la carrera por la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI) por su "perfil profesional" y su "capacidad de liderazgo" en el organismo, donde trabajó en el pasado.
"Le hemos manifestado explícitamente a Carstens que consideramos que cumple los requisitos necesarios para liderar una organización global como el FMI", dijo a Efe Bergara.
La postura de Uruguay, explicó, "tiene que ver con los antecedentes profesionales de Carstens, su carrera de hacedor de política en México y su antiguo cargo de vicedirector gerente (número tres) del Fondo Monetario".
Cuando en 2005 el actual gobernador del Banco Central de México y exsecretario (ministro) de Hacienda del país norteamericano ostentaba ese puesto en el FMI negoció con las autoridades uruguayas una solución a la crisis en que la nación suramericana se hallaba desde 2002.
"Fue un acuerdo complicado pero Carstens tuvo el pragmatismo necesario para que Uruguay pudiera salir de la situación crítica en la que estaba en materia financiera", explicó Bergara.
En el FMI, agregó, el mexicano "tuvo un rol muy respetado y muy activo, y contribuyó a que la visión tecnocrática histórica del organismo incorporara aspectos sociales y de economía política".
Asimismo Bergara reveló que en aquella negociación Uruguay descubrió que Carstens "era muy considerado, con respeto y confianza, por todo el personal" de la institución financiera multilateral.
Para el presidente del BCU, la pertenencia de México al grupo de países emergentes es un factor también a tener en cuenta pero no debe ser el primordial en este caso.
"Creemos que hay un proceso de transformación en el FMI en el que es necesario enfatizar la presencia de los países emergentes, pero no hacemos de la nacionalidad un factor para la decisión", argumentó.
"Los criterios de selección tienen que basarse en sus antecedentes profesionales y su capacidad de liderazgo. Hablar a favor de Carstens no significa hablar en contra de nadie", puntualizó.

Brasilia
EFE

Ver comentarios