Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



GLOBAL


Boudu: sin poder en Argentina

EFE | Viernes 11 octubre, 2013

El vicepresidente Amado Boudu es relegado mientras se dice que la mandataria Cristina Fernández tiene el poder. AFP/La República


Boudu: sin poder en Argentina

Mientras la presidenta argentina, Cristina Fernández, se recupera de una neurocirugía, el oficialismo pisa el acelerador en plena campaña electoral, asegura que la mandataria sigue al mando pese a su convalecencia y relega al cuestionado vicepresidente Amado Boudou.
Fernández "evoluciona favorablemente sin complicaciones" en terapia intensiva, anunció ayer el portavoz de la Casa Rosada, Alfredo Scoccimarro, en el escueto parte médico del día.
El funcionario destacó que la presidenta ha comenzado ya a ingerir alimentos y detalló que ayer comió puré, verduras, sopa y una manzana asada, aunque no precisó detalles sobre los posibles plazos de recuperación.
El silencio oficial sobre las circunstancias en que se produjo el traumatismo craneal que ha derivado en la intervención de la mandataria ha provocado todo tipo de especulaciones.
En ausencia de la presidenta, el Gobierno lanza mensajes de normalidad, sostiene que Cristina Fernández continúa dando las instrucciones para el manejo de los temas importantes y el oficialismo ha multiplicado su actividad electoral en plena campaña para las legislativas del próximo 27 de octubre.
Por su parte, Boudou, cuestionado por su presunta vinculación con escándalos de corrupción, mantiene la representación formal del Gobierno, tal como marca la Constitución en casos de ausencia de la presidenta, pero ha sido relegado a un segundo plano, se han suspendido los actos encabezados por él y se ha evitado su aparición junto a los candidatos.
El jefe de Gabinete argentino, Juan Manuel Abal Medina, ha insistido en que es la presidenta y no Boudou quien toma las decisiones importantes y ha asegurado que, "conociéndola", volverá a estar activa tan pronto como sea posible.
Analistas locales coinciden en que las decisiones del Gobierno se toman en el reducido círculo íntimo de la mandataria, en el que figuran, entre otros, su hijo Máximo Kirchner, que no se ha separado de ella en el hospital.
Para el director del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano, Orlando d'Adamo, "han preferido alejarlo (a Boudou) todo lo posible de la campaña. El vicepresidente es el político con la peor imagen en la opinión pública de todos los políticos".
D'Adamo recordó que el vicepresidente está presuntamente vinculado a escándalos por corrupción y remarcó que el Gobierno intenta "no exponerlo", "mucho menos en la cercanía de las elecciones" legislativas del próximo 27 de octubre.
Según el director de Estudios Nueva Mayoría, Rosendo Fraga, la forzosa retirada de Fernández de la primera línea política "pone en el centro de la escena a la figura más controvertida del Gobierno".
Una encuesta señala que tres de cada cuatro vecinos de Buenos Aires desconfía de la gestión de Boudou, que es aprobada por tan sólo el 18% de los entrevistados.
El sondeo, realizado por la consultora Raúl Aragon & Asociados entre 400 personas tras conocerse la inminente operación a la que iba a ser sometida Fernández, reflejó también que el 56% opinó que Boudou gobernará mal o muy mal durante la ausencia de la presidenta.

Buenos Aires/EFE