Borussia impidió la hazaña
El Dortmund celebró por todo lo alto el pase a la final de la Liga de Campeones en Londres el 25 de mayo. Pierre-Philippe Marcou / AFP
Enviar

Borussia impidió la hazaña

Los alemanes estarán en Wembley después de sobrevivir en Madrid

La histórica remontada tocó las puertas del Santiago Bernabéu, pero no se atrevió a entrar y el Real Madrid una vez más quedó eliminado en semifinales y el Borussia Dortmund llegará a Wembley por la puerta grande.
A pesar de presentarse con una ventaja de tres goles (4-1 el juego de ida), los germanos sufrieron en los últimos minutos cuando el Madrid logró dos goles y vio de cerca la hazaña, pero entonces se pararon como todo un muro alemán y terminaron tomando el tiquete que aterrizará en Londres el 25 de mayo.


Será la segunda final de una Liga de Campeones para el Dortmund en su historia (1997).
Los madridistas sumaron su tercera desilusión al hilo, tres veces eliminados en semifinales (Dortmund, Bayern y Barcelona) y ya 11 años sin poder celebrar en Europa.
201305010016480.a22.jpg
El Madrid apeló a históricas remontadas, el Borussia las conocía. Sin embargo, muy pronto se dio cuenta de por qué existen, cinco minutos y Gonzalo Higuaín tuvo esa oportunidad que no se puede fallar, mano a mano ante Weidenfeller y se pegó al arquero.
Después tocó el turno de Cristiano, mermado por una lesión, que acrobáticamente también se topó con Weidenfeller. No respiraba Dortmund, y tras eso su creador Götze salió lesionado.
En ese momento el Real tuvo esa opción que pudo cambiar cualquier acontecimiento, pero otra vez la dejó ir. Después de un par de apariciones de Lewandowski. Higuaín marcó un pase al vacío a Özil, pudo asistir a Ronaldo o disparar. Engañó con el cuerpo a todos y disparo fuera ajustado al palo. Ahí acabó el ímpetu de los blancos y los alemanes recuperaron el esférico.
En el comienzo del segundo tiempo el Borussia pudo liquidar por medio de Gündogan, que se jugó un partidazo, y por Lewandowski.
Entonces Mourinho acudió a los cambios que le dieron otro aire al Madrid. Kaká y Benzema por Xabi e Higuaín.
Estuvo a punto de anotar Kaká. Luego Özil vio la carrera de Modric, que asistió a Benzema. Fue la resurrección blanca.
Madrid acabó encerrando a su rival. Buscando a la desesperada el pase a la final. Y lo rozó. Sergio Ramos dejó dos testarazos y al tercer intento, mandó un zurdazo a la red que dejaba todo a falta de un gol en los cinco minutos de tiempo añadido.
El Borussia mató el partido y el Real Madrid chocó contra el muro alemán para morir de nuevo en la orilla.

Dinia Vargas
[email protected]


Ver comentarios