Enviar
• Bajos intereses internacionales suben “encanto” de la deuda tica
Bonos ticos aumentan atractivo
• Tasas pagadas por el gobierno son entre 1% y 2% mayores a las de otras naciones de la región

La deuda tica es atractiva, tanto para nacionales como extranjeros.
Que en el mercado de valores nacional se transe un 80% de deuda pública no es solo una muestra de obvia baja participación de emisores privados de valores, sino también de que los inversionistas ven en los bonos de gobierno un gran atractivo, si los comparan tanto con los de otros gobiernos como si lo hacen con otros valores en suelo nacional.
Entre esos atractivos en primer lugar está que pagan cautivadoras tasas de interés, comparadas con las que ofrecen instrumentos similares en riesgo disponibles en el mercado.
Por ejemplo, en el contexto internacional las tasas pagadas por los bonos soberanos de vecinos latinoamericanos de similar grado de riesgo son más bajas, por ejemplo de países como Brasil, Chile o Colombia cuyos cupones tienen intereses entre 1% y 2% menores a los nacionales.
“El rendimiento que están pagando los bonos ticos, en términos relativos y dadas las condiciones de mercado, son mejores que las de sus homólogos y si a eso se le adiciona el hecho de que las tasas de interés internacionales se ubican en niveles históricamente bajos, se vuelven aún más atractivos”, explica Marcelo Chaín, Trader de Mercados Internacionales de Improsa Puesto de Bolsa.
Otra de las ventajas que presentan estos bonos es que Costa Rica recientemente (el año pasado) recibió la calificación de grado de inversión por la agencia internacional Moody´s, que da a los inversores internos un refuerzo de la capacidad de pago del Estado.
Además, para el inversionista tico es más fácil seguirle la pista a la tendencia de sus precios, ya que día a día se tienen a la mano datos de cómo se comporta la economía, el déficit fiscal, las tasas de interés y otras variables a través de medios cotidianos como la prensa escrita y televisiva.
Asimismo, debido a la abundancia de estos papeles son bastante fáciles de vender cuando el inversionista necesita liquidez.
La poca volatilidad de sus precios y rendimientos es un gancho que puede atraer a los inversionistas conservadores.
Los anuncios de Hacienda sobre sus colocaciones al publicar de previo un calendario semestral reducen la especulación sobre las necesidades de la Tesorería Nacional y generan menores márgenes de diferencia entre las ofertas.
Durante este segundo semestre Hacienda planificó colocar ¢915 mil millones en bonos, cifra muy parecida a lo colocado durante el primer semestre (¢960 mil millones).
“El momento relevante para nosotros como emisor es el de la colocación inicial, que es cuando obtiene los recursos, luego los bonos quedan disponibles para su negociación en mercado secundario”, explica José Adrián Vargas, Tesorero Nacional.
Por otro lado, las expectativas en cuanto a tasas de interés para el próximo año apuntan al alza, debido a la incertidumbre que hay de un paquete tributario.
Esto es positivo para los compradores pero no tanto para los vendedores de estos instrumentos que podrían ver una baja en los rendimientos de sus bonos en el mercado secundario.
“En un escenario con o sin reforma fiscal, las tasas se incrementarían en el corto plazo ante la necesidad de liquidez”, explica Maria Gabriela Vargas, experta de Acobo Puesto de Bolsa.
Una de las razones de que el Estado tenga altas tasas es la oportunidad que desperdicia al tener sus emisiones en su mayoría en suelo nacional. El gobierno aún no hace gala de su grado de inversión para captar en el exterior debido a que necesita la aprobación de la Asamblea Legislativa, por lo que la mayoría de estos bonos solo se transan en la Bolsa Nacional de Valores.
Si se hiciera una colocación externa esas diferencias que se ven en el pago de los bonos ticos con respecto a los de otras regiones disminuirían o desaparecerían.
Finalmente, hay que tomar en cuenta que aunque suenen seguros, rentables y fáciles de vender ningún asesor de inversiones recomienda invertir solo en un tipo de bono.
“Todo depende de la estrategia que se esté siguiendo, pero en términos generales y desde un punto de vista de diversificación y rendimiento de cartera, es totalmente sano tener un portafolio de bonos soberanos variado”, detalla Chaín. “Esto funciona para los inversionistas en general, ya sean grandes o pequeños”, añadió.




Carolina Acuña
[email protected]

Ver comentarios