Bolivia y Perú se enzarzan en la polémica
Enviar
Bolivia y Perú se enzarzan en la polémica

Presidente peruano acusa a su homólogo boliviano de intervenir en asuntos internos

La Paz
EFE

El conflicto diplomático entre Bolivia y Perú refleja la pugna entre dos modelos ideológicos y de desarrollo económico en Latinoamérica: el “bolivariano” liderado por Venezuela y el “aperturista” que defienden países como Colombia o Chile.
Esta es al menos la opinión de varios ex cancilleres bolivianos consultados ayer por Efe, que coincidieron también en su preocupación por el momento “crítico” que han alcanzado las relaciones con Perú y por el rumbo de la política exterior del Gobierno de Evo Morales.

El Gobierno de Alan García ha convocado a su embajador en La Paz como medida de rechazo ante lo que considera una “injerencia” de Morales por afirmar que Estados Unidos pretende instalar bases militares en Perú.
Sin embargo, este es sólo el último episodio de una sucesión de “roces” registrados entre los meses de mayo y junio, entre ellos, las diferentes visiones que defienden Perú y Bolivia sobre un acuerdo comercial entre la Comunidad Andina (CAN, organismo que integran junto a Ecuador y Colombia) y la Unión Europea.
Perú, dentro de su política de abrir mercados exteriores, quiere alcanzar un acuerdo comercial con Europa rápidamente, mientras que Bolivia pone objeciones a un tratado de libre comercio al uso.
Precisamente, las diferencias dentro de la CAN han llevado a la UE a anunciar la suspensión de la próxima ronda de negociaciones para este acuerdo de asociación que se debía celebrar a partir del 7 de julio en Bruselas.
También en el plano económico, Morales ha criticado el Tratado de Libre Comercio de Perú y Estados Unidos con el argumento de que este acuerdo bilateral podría “desintegrar” la CAN.
Según el ex canciller boliviano Armando Loayza, la crisis en las relaciones de Perú y Bolivia obedece a “profundas” diferencias ideológicas y de desarrollo económico.
A su juicio, mientras Perú opta por una política de “amplia apertura económica” como Colombia y Chile, Bolivia sigue el ejemplo de Venezuela, Nicaragua y Cuba, que cuestionan ese modelo de desarrollo.
Loayza cree que incluso el proceso de integración en Latinoamérica está “severamente perturbado” por la pugna entre el eje Caracas-La Paz-Quito-Managua y el bloque conformado por otros países “más moderados”, como Chile, Argentina, Colombia y Perú.
Se trata de dos modelos económicos que, en el caso concreto de Bolivia y Perú, “se encuentran, chocan, discrepan y se salen de los canales normales de la diplomacia”, en palabras de Gustavo Fernández, también ex ministro de Exteriores de Bolivia.
Otros expertos sostienen que la sucesión de críticas de Morales al Perú radica en su “rencor” y “fastidio” porque el Gobierno de Alan García reclamó la extradición del periodista peruano Wálter Chávez, ex asesor del mandatario boliviano y acusado de terrorismo en su país de origen.
Así lo cree Fernando Messmer, ex vicecanciller y perteneciente a la conservadora alianza Podemos. Messmer criticó que Morales maneje las relaciones exteriores “con tanta ligereza e irresponsabilidad” y que anteponga “su ideología y sus prejuicios” a los intereses nacionales.
También advirtió que el deterioro de las relaciones con Perú hace peligrar una solución para el que definió como el principal tema de la política exterior boliviana: la recuperación de su salida al Pacífico.
“No es concebible pensar en una solución a este tema ancestral e histórico si no pasa por una armónica y adecuada relación con el Perú, que tendrá siempre que jugar un papel significativo”, destacó.
Otra lectura que algunos han dado al incidente de Bolivia con Perú es que Evo Morales trata de “distraer” sus “reveses” en la política nacional provocando este tipo de situaciones.
Es el caso del canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, quien afirmó hoy que “cada vez que (Morales) sufre una derrota ataca al Perú como si fuéramos responsables de que lo venzan en las urnas”, en alusión a las elecciones del departamento boliviano de Chuquisaca, donde ganó la candidata opositora, Savina Cuéllar.
También Fernando Messmer cree que “la contundente derrota de Chuquisaca” ha obligado a Morales “a cambiar la agenda mediática” para “distraer” a la opinión pública de los verdaderos problemas del país, entre ellos su situación económica.

Ver comentarios