Logo La República

Martes, 15 de octubre de 2019



NOTA DE TANO


Boca y River añoran a sus viejas glorias

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 15 noviembre, 2018

Marcelo Tulbovitz es preparador físico de River.

No deseo aferrarme al dicho de que todo tiempo pasado fue mejor, muy propio de los viejos del barrio, pero la verdad que del juego de ida por la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate, como lo comentamos ayer, no hubo un solo jugador en la cancha que me deslumbrara. Ni siquiera el volante “millonario” Exequiel Palacios que ya se anuncia como el primer fichaje de Florentino Pérez para el Real Madrid en enero.

Y que conste que no estábamos esperando observar en el terreno de juego a jugadores con la calidad de iconos de estos equipos, tipo Diego Maradona o Enzo Francescoli, pero, y así lo captamos, ningún futbolista en esta edición del clásico, llegó a impresionarme.

Caigo en la cuenta de que el fútbol argentino, como el costarricense y el de muchísimos otros países, ha bajado de calidad, porque los clubes no encuentran a los sustitutos de sus viejas glorias.

No puedo comparar a Ramón Ábila, autor del primer gol de Boca con Martín Palermo, menos con Gabriel Batistuta y buscar en esta alineación de Boca a un jugador con la clase de Juan Román Riquelme es imposible. Y, ¿algún puntero como Claudio Caniggia? Ni con lupa.

Carlitos Tévez entró de cambio, quema sus últimos cartuchos, fue una gloria de Boca y su talento alcanzó para tremenda jugada en el epílogo, le puso el gol del triunfo a Darío Benedetto, pero este lo remató al cuerpo de Franco Armani.

Igual en River, con el perdón de los muchachos que paró en La Bombonera, Marcelo Gallardo.

Comparar al par de calvitos defensores centrales, Jonathan Maidana y Javier Pinola con Daniel Passarella, suena a herejía.

Ni hablemos de leyendas como Amadeo Carrizo y Ángel Labruna.

Pasemos a épocas más cercanas para reconocer que este River no suma figuras de la categoría de Norberto Alonso, Ariel Ortega, Ramón Díaz, Hernán Crespo y el propio Marcelo Gallardo, solo para citar unas pocas.

Este clásico entre Boca y River que terminó empatado 2-2, fue un partido emocionante pero nada dramático, fue mejor River al inicio y Boca en el cierre, de manera que si los xeneizes no mejoran y mucho su accionar, puede que permitan la fiesta grande de los “millonarios” en el Estadio Monumental, escenario ideal para que River festeje la conquista de la Copa Libertadores.

Recordemos que el gran amigo de los ticos, Marcelo Tulbovitz, forma parte del cuerpo técnico de River.

[email protected]










© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.