BMW pretende popularizar autos eléctricos en carrera con Tesla
El auto híbrido deportivo i8 en exhibición en la sala de BMW. Bloomberg/La República
Enviar

BMW espera que las ventas de sus autos eléctricos se disparen en la próxima década cuando la tecnología se popularice, poniéndose en carrera contra Tesla y Mercedes-Benz.

Los vehículos híbridos conectables y los autos totalmente eléctricos de las marcas BMW y Mini podrían representar entre un 15% y un 25% de las ventas en cerca de diez años, dijo el máximo responsable ejecutivo de BMW, Harald Krüger, en una entrevista con Bloomberg Television. Para situarlo en contexto, el porcentaje refleja potencialmente más de medio millón de autos en relación a las ventas de 2015 de 2,25 millones de vehículos, comparada con una participación del 2% de las entregas actuales.
“Con mayor alcance e infraestructura disponibles, verán más vehículos eléctricos”, dijo Krüger durante una visita a Los Ángeles. “Necesitamos cierto tiempo para este movimiento y desarrollo, pero no es algo que desaparecerá”.
Los fabricantes de automóviles están bajo presión por vender más vehículos impulsados a batería para asumir la fuerte inversión en la tecnología y cumplir con la estricta normativa sobre las emisiones. Volkswagen, Opel de General Motors y Renault son algunas de las empresas europeas que están preparando modelos que pueden recorrer varios cientos de kilómetros con solo una carga de batería. El I.D. Concept de Volkswagen, que saldrá a la venta en 2020, tendrá un rango de recorrido que prácticamente duplicará al próximo sedán Model 3 de Tesla Motors.
Las inversiones de Daimler en proyectos de capital, más investigación y desarrollo, crecerán a 14 mil millones de euros este año, debido en parte al costo de la producción de los autos eléctricos, dijo el máximo responsable ejecutivo de Daimler, Dieter Zetsche. Representa un aumento frente al promedio de 10.900 millones de euros invertidos durante los últimos tres años.
BMW, que posee un auto totalmente eléctrico y un híbrido conectable que componen su submarca más respetuosa con el medio ambiente “i”, fue uno de los primeros fabricantes europeos en producir un vehículo eléctrico independiente. El mes pasado, la compañía reveló sus planes para incorporar un modelo impulsado a batería para su marca urbana Mini y una versión totalmente eléctrica del vehículo utilitario deportivo BMW X3, indicando que la empresa considera que la tecnología está lista para su puesta en funcionamiento a nivel masivo.
Las acciones de BMW bajaron un 20% este año, comparadas con una baja del 13% en el índice STOXX Europe 600 Automobile & Parts.
Tras ser el primero en reclamar la corona entre los principales fabricantes de autos de lujo, los esfuerzos de BMW disminuyeron, considerando el limitado rango de conducción y los altos costos que provocaron cierto recelo en los compradores. El auto urbano eléctrico i3, que llegó al mercado en 2013, cuesta cerca de $42.400. El fabricante con sede en Múnich ofrece además siete modelos con tecnología híbrida conectable, como el sedán BMW 7-Series de $89.100 y el auto deportivo i8.



Ver comentarios