Enviar
Ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, ordenó el cierre de todos los pasos fronterizos, incluyendo los humanitarios
Bloqueo israelí deja a Gaza a oscuras

Central eléctrica de la franja interrumpió suministro debido a la falta de combustible

Gaza
(EFE)

La ciudad de Gaza ha quedado a oscuras después de que la única central eléctrica de la franja se haya visto obligada a interrumpir su suministro por una falta de combustible motivada por el bloqueo israelí, según funcionarios de la planta.
La central, que cubre un tercio del consumo eléctrico en la franja, agotó sus reservas de fuel, tres días después de que Israel cerrara todos los pasos fronterizos con Gaza, en represalia por el lanzamiento de cohetes artesanales contra su territorio.
El corte del servicio ha dejado complemente entre tinieblas la ciudad de Gaza y los campos de refugiados de Al-Bureij y Nuseirat, al sur de la capital, es decir, a un tercio del millón y medio de habitantes de la franja.
"Nos hemos quedado sin fuel y hemos parado de proveer de electricidad a la franja", explicó a los medios de comunicación, el responsable de la central, Rafiq Maleiha.
El pasado jueves, el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, ordenó el cierre de todos los pasos fronterizos con la franja, incluyendo los humanitarios, y, con ello, el fin del flujo de combustible para la central eléctrica y gasolineras, así como la entrada de productos alimentarios básicos y medicamentos.
Estos bienes eran los únicos que Israel permitía llegar a la franja desde que el pasado junio Hamás expulsara de Gaza a las fuerzas leales al presidente palestino y líder de Al-Fatah, Mahmud Abás.

Posteriormente, en octubre, el Ejecutivo de Olmert aprobó reducir parcialmente su flujo de combustible y electricidad a Gaza, tras declararla "territorio enemigo".

Hasta entonces, Israel proporcionaba dos tercios del consumo eléctrico total y Egipto un nueve por ciento. El resto era cubierto por la central que dejó hoy de operar.
Esta planta fue destruida por la Fuerza Aérea israelí en junio de 2006, dos días después de que milicianos palestinos capturaran al soldado israelí Guilad Shalit, aún cautivo. Cuatro meses más tarde fue reconstruida.
El rey de Jordania, Abdalah II, condenó los ataques de Israel y mostró su preocupación ante "el deterioro de la situación humanitaria" en los territorios palestinos.
El monarca se manifestó de esta forma durante un encuentro con los embajadores de los países de la Unión Europea (UE) acreditados en Aman.
Abdalah II destacó el "papel positivo" que juegan los Estados a la hora aliviar el sufrimiento del pueblo palestino y subrayó la importancia de que la UE respalde las negociaciones de paz palestino-israelíes con el objetivo de alcanzar "progresos tangibles" en los próximos meses.
Pidió también la colaboración europea para conseguir que Israel se abstenga de tomar medidas que impidan avanzar al proceso de paz, especialmente en lo que se refiere a la ampliación de los asentamientos judíos.
Desde el pasado martes han muerto 38 personas en Gaza, entre civiles y milicianos, como consecuencia del incremento de las operaciones militares que Israel ha llevado a cabo en la zona para frenar el lanzamiento de cohetes Al-Kassam contra su territorio.
La organización no gubernamental Oxfam pidió al Gobierno israelí y a los grupos armados palestinos que cesen los ataques tanto militares como a través de sanciones (cortes de luz) contra la población civil de ambos bandos.
Oxfam, que lucha contra la pobreza y la injusticia en el mundo, recuerda que, en virtud de la legislación internacional, todas las partes en conflicto tienen responsabilidad para con la población civil.
La directora ejecutiva de la ONG, Barbara Stocking, señala que "la culpa (de la situación) puede debatirse indefinidamente", pero "lo que debe acabar ya es el asalto diario a los derechos y la seguridad de los civiles, palestinos o israelíes".
Oxfam insta al Gobierno de Israel a asegurarse de que se restablecen los suministros eléctricos y de agua a los palestinos, así como otros servicios básicos..
"Tras seis meses de bloqueo por el Gobierno israelí, está claro que este acto continuado de castigo colectivo es tan ineficaz como ilegal", subraya Stocking, que llama a la comunidad internacional a prevenir los ataques contra la población civil, sean con armas o a través de sanciones.
Ver comentarios