Enviar

Las crisis cuando son bien superadas generan nuevos bríos, imaginación, mejores estrategias, abren caminos y amplían el horizonte

Bienvenido 2010

Finalizar un año es casi siempre un motivo para hacer balance de lo bueno y lo malo de ese ciclo que se cierra. El 2009 nos marcó especialmente porque vivimos esa crisis económica mundial que llegó aquí un poco después que a otros países pero que, finalmente, golpeó a los costarricenses y nos deja un saldo, aún no superado de desempleo entre otras cosas.
Sin embargo, miramos hacia esa nueva oportunidad que significará 2010 con esperanza y buen ánimo. Hay ya signos importantes de haberse iniciado una reactivación económica en el país y debemos tomarla como un reto importante de continuar, con el aporte de las enseñanzas que la crisis nos dejó.
Cada quien tiene su cuota de responsabilidad para terminar de salir de la crisis. A nivel individual, se deberán aprovechar las lecciones de la coyuntura vivida y entrar al nuevo año con mejor actitud. Las familias tendrán que aquilatar mejor la importancia de formar a sus hijos con las virtudes que ayudan a superar las dificultades. Los empresarios han aprendido y seguramente el saldo será mejores negocios. Y así la crisis seguramente habrá dejado también mayor sabiduría entre los educadores que tienen que jugar el gran papel en la construcción de la mejor sociedad que queremos.
Los costarricenses que han elegido el camino de la política tendrán en sus manos nada menos que la posibilidad de contribuir a construir, desde sus posiciones, la patria equitativa, productiva y pacífica que deseamos.
Las crisis cuando son bien superadas generan nuevos bríos, imaginación, mejores estrategias, abren caminos y amplían el horizonte. Es con esas herramientas listas que caminamos hacia el año que se inicia dispuestos no solo a terminar de salir de la crisis sino a emprender con renovada energía nuevas metas.
Hemos aprendido cosas en 2009 de la crisis que no sabríamos si esta no hubiera llegado a sacudirnos y obligarnos a despertar a nuevas experiencias que ahora debemos convertir en éxitos durante los próximos 365 días que tenemos por delante para construir.
Ver comentarios