Enviar
Benzema levanta al Madrid
El francés vino del banquillo para hacer reaccionar a su equipo que ganó 3-2 al Málaga

La entrada en escena del francés Karim Benzema levantó de la lona al Real Madrid en el encuentro de ida de octavos de final, para guiar a la remontada en la segunda parte a un Real Madrid que resucitó cuando el Málaga disfrutaba de una ventaja de dos goles tras graves errores de concentración defensiva (3-2).
El Real Madrid acusó el parón navideño. Se le atragantó por momentos el turrón. Alejado de su imagen demoledora en el primer acto. De su fútbol vertical. Ante un Málaga con personalidad y temple, que tuvo en las cuerdas por momentos al vigente campeón de Copa hasta que apareció Benzema. El futbolista de la temporada madridista.
La incredulidad se apoderaba de un estadio lleno. La afición esperaba seguir de fiesta. Ver como se acercaba una nueva ocasión de frenar al gran enemigo, el Barcelona. No esperaba la frialdad, la falta de tensión inicial.
La buena ubicación defensiva del Málaga y la falta de movimiento ofensivo del Real Madrid comenzó a inquietar. La sorpresa llegó a los diez minutos. Un saque de esquina puesto por Cazorla lo remató a placer Sergio Sánchez. Perdió la marca Higuaín.
Todo se agravó con un nuevo error defensivo. Aquellos fallos del pasado en acciones a balón parado resucitaron. Otra vez un saque de esquina fue rematado a placer. El argentino Martín Demichelis, liberado de Pepe, se aprovechó de la mala salida de Casillas. Nadie creía lo que pasaba.
No hubo reacción en el campo antes del descanso. Le tocaba a Mourinho provocarla. Sus palabras en el vestuario y tres cambios de golpe hicieron que el Real Madrid saliese enchufado. Con fe en la remontada. Khedira, Özil y Benzema devolvieron al equipo su personalidad.
Si un equipo es capaz de remontar lo imposible ese es el Real Madrid. Va en su ADN. Los riesgos que corrió Mourinho, en los contragolpes del Málaga, se fulminaron cuando se inició la remontada. Casillas respondió ante Seba y Van Nistelrooy.
Y tras dos avisos de Benzema y Cristiano fue Khedira quien se echó el equipo a sus espaldas. Primero marcó un gol en fuera de juego, tras pared con Özil. Y a su segundo intento lo consiguió con un derechazo ante el que reaccionó tarde Caballero.
Era el gol que necesitaba el Real Madrid. Restaban 22 minutos.
Ya no había quien frenase al Real Madrid. Volcado. Haciendo daño en cada acción. Higuaín volvió a demostrar su compatibilidad con Benzema. Un toque de calidad al desmarque y definición perfecta del francés. El triunfo blanco pudo ser por más diferencia. Un golazo de tijera de Cristiano, anulado por posición ilegal, cerró el partido. La eliminatoria viaja con mucha vida a La Rosaleda. Es el espectáculo de la Copa del Rey y la primera vez que un equipo de José Mourinho remonta un 0-2.

Madrid/EFE
Ver comentarios