Enviar
Becton Dickinson invierte en México

México
EFE

La multinacional estadounidense Becton Dickinson, dedicada al ramo de la salud, invertirá $200 millones en dos plantas en México, anunció el presidente mexicano, Felipe Calderón.
El fabricante de equipos y suministros médicos construirá una nueva planta en el estado de San Luis Potosí (centro) y ampliará las instalaciones que ya posee en Cuautitlán Izcalli (estado de México, centro).
La inyección económica servirá para crear 4 mil empleos (mil de ellos directos) y para convertir a la planta de Cuautitlán Izcalli en la más grande de la multinacional fuera de Estados Unidos.
Calderón informó de la inversión en un acto celebrado en la residencia oficial de Los Pinos, donde estuvo presente el presidente de Becton Dickinson, Vincent Forlenza.
El mandatario mexicano agradeció la inversión y apuntó que acciones como ésta son fundamentales para reactivar la economía del país y generar empleos.
Asimismo, destacó que México se ha convertido en el tercer proveedor de productos para la salud, sólo por detrás de Irlanda y Alemania.
“Hay mucho espacio para crecer en esta industria, que genera productos de muy alto valor agregado y empleos bien remunerados” afirmó Calderón.
Por su parte, Forlenza recordó que su compañía construyó su primera planta de manufactura en México en 1957, la primera edificada fuera de Estados Unidos.
“Nuestras operaciones en México son fundamentales para asegurar que podamos fabricar no solamente a nivel local, sino también ante la demanda global de nuestros productos médicos”, agregó el máximo responsable de Becton Dickinson.
Actualmente, esa empresa emplea a 2.500 personas en Ciudad de México (centro), Guadalajara (oeste) y Nogales (norte).
Las exportaciones de instrumentos para medicina y cirugía crecieron en una década de $800 millones a cerca de $4 mil millones, aseguró Calderón.
El Gobierno mexicano ha establecido como una de sus prioridades atraer inversiones extranjeras para combatir la crisis económica global, para lo cual se ha centrado en impulsar reformas estructurales a la economía del país.
De la misma manera, el Ejecutivo mexicano aboga por una política de apertura comercial para sobreponerse al descalabro de la situación económica mundial, opuesta a los partidarios de un mayor proteccionismo.
México, como una de las economías emergentes más destacadas, ha estado presente en los dos encuentros celebrados hasta ahora por el G-20, grupo del que es miembro y que intenta adoptar medidas consensuadas contra la crisis.
Ver comentarios