Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Barcelona continúa conectada

Redacción La República [email protected] | Miércoles 16 febrero, 2011



Barcelona continúa conectada
Tecnologías que permiten el pago por medio del celular son algunas de las innovaciones del Mobile World Congress

El fabricante coreano Samsung Electronics, uno de los que más apoyan el sistema operativo Android, anunció en Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, la segunda versión de su sistema propio, denominado Bada, con capacidad para soportar las últimas tecnologías.
Samsung, que anunció hace un año en el MWC este sistema operativo para móviles inteligentes con su Samsung Wada, presentó las principales características de la nueva plataforma Bada 2.0, que incluye el apoyo para Near Field Communication (NFC) o tecnología sin contacto que permitirá el pago por móvil.
Es multitáctil y cuenta con reconocimiento de voz y sonido 3D.
Durante la cita también se presentó el resultado de una encuesta que indica que la mitad de los europeos equiparan el temor al robo de su “smartphone” o móvil inteligente al que le produciría la sustracción de su billetera o de una tarjeta bancaria.
Dicha encuesta se efectuó el pasado enero entre usuarios de teléfonos inteligentes mayores de 14 años de Gran Bretaña, Francia, Italia y España, unos 400 en cada país.
Según el sondeo, y pese a la alta conciencia existente sobre el peligro que supone la pérdida de un móvil que almacena habitualmente datos confidenciales del usuario, solo un 12% de los encuestados utilizaba programas de protección, otro 12% planeaba instalarlo y un 52% desconocía la existencia de estos programas.
La mayoría de usuarios almacena información personal en estos celulares, lo que incluye contactos, SMS y correo privado o documentos de trabajo, aunque solo un tercio recurre a códigos PIN o contraseñas para acceder a esta información.
También alrededor de un tercio de los encuestados dijo usar sus móviles inteligentes para el acceso en línea a los servicios bancarios y a operaciones asociadas a la transferencia de dinero.

Barcelona / EFE