Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Barbie entre magia y estereotipos

Carolina Barrantes [email protected] | Lunes 09 marzo, 2009



Barbie entre magia y estereotipos

La muñeca más famosa cumple hoy 50 años, y sigue siendo delgada y hermosa

Carolina Barrantes
[email protected]

Ha mostrado su talento como enfermera, guía turística, la princesa de un mundo rosado, niñera, estrella de cine y hasta como criadora de caballos; más hoy la Barbie tiene una sola cara y mucha energía al celebrar sus 50 años.
La hermosa muñeca de figura delgada y casi estética creada por Ruth Handler, ha dejado un legado en millones de niñas y las ha llevado a imaginar su propio mundo de juegos y fantasía con el famoso Ken, el novio eterno de la muñeca.
Incluso se ha llegado a convertir en un “juguete” de compra casi obligatoria en todas las navidades, el cual cuenta con lo último en la moda y las innovaciones tecnológicas entre Ipods y televisores de pantalla plana.
No obstante, a pesar de este derroche de magia e ilusión surgen dos preguntas: ¿Es la Barbie una buena influencia o no para las niñas? ¿Es un símbolo positivo o negativo?
Algunos especialistas concuerdan en que la Barbie es un juguete de mucho agrado para las niñas, debido a que lo toman como referencia de la figura materna que tienen al lado y debido a sus ansias de crecer.
Además, que al ser un juguete funge como elemento de entretenimiento para los menores, por lo que no es negativo en primera instancia.
El problema que tiene la Barbie es que transmite muchos mensajes hacia la perfección física que sería imposible de cumplir en la vida real, así como el consumo en exceso.
“No es extraño que las niñas quieran tener y jugar con Barbies porque las ven como un reflejo de sus madres, a las que esperan imitar cuando sean adultas. El conflicto surge cuando los padres de familia dejan que las niñas sigan el estereotipo de mujer delgada y perfecta que refleja la muñeca”, explicó Maritza Ulate, gerente de Investigación y Desarrollo de Enfoque a la Familia.
Y es que la Barbie se presenta con una figura muy delgada, con senos grandes y pelo casi perfecto, lo que promueve la idea en las menores de que la mujer perfecta y aceptada por la sociedad es la que cumple dicho estándar.
“Los padres de familia no pueden dejar por la libre el que las niñas y niños hagan sus propias conclusiones de los mensajes que reciben de esos juguetes, sino aprovechar la oportunidad para fomentar los valores y el autoestima en ellos”, añadió Ulate.
Un criterio similar externó el sicólogo Galo Guerra, quien comentó que los varones también se ven influenciados por la Barbie, y que esta dicta el parámetro de belleza que deben buscar en su futura compañera.
“La Barbie comenzó siendo rubia, luego salieron las hawaianas y ahora surgieron otras con rasgos latinos que son bien aceptadas tanto por niños como niñas y sus padres; sin embargo, cuando salió al mercado un piloto de una Barbie gordita fue un fracaso en el mercado, lo que demuestra esa tendencia”, explicó el experto.
Otro factor que señala a la Barbie es que siempre va a la moda y que tiene los últimos implementos tecnológicos que han salido al mercado, lo que podría inducir a los menores hacia el consumismo.
Así, se podría decir que la primera “adicción” que tuvo la muñeca fue el de la compra de ropa, hasta que evolucionó a los implementos tecnológicos y automóviles.
Los expertos señalan que incluso el juguete ha llegado a marcar la pauta en cuanto a las profesiones que eligen las mujeres de acuerdo con las décadas.
“Las primeras profesiones no eran ejecutivas, eran enfermeras y secretarias. Al día de hoy la Barbie es ejecutiva, turista y hasta aeromoza”, afirmó Guerra.