Enviar
Sectores temen encarecimiento de préstamos
Banqueros y empresarios rechazan nuevo encaje
• Retención del 15% a los préstamos de corto plazo del exterior subiría tipo de cambio

Como un balde de agua fría recibieron algunos sectores la noticia de que el Banco Central retendrá sin intereses en sus bóvedas el 15% de todos los préstamos a menos de 360 días que provengan del exterior, tanto para bancos como para cooperativas y asociaciones solidaristas.
Los beneficios de esta medida serían, expone el Central, un control monetario más efectivo y menor volatilidad de los flujos de capital de corto plazo (también llamados golondrina o especulativos).
Pero este nuevo encaje es rechazado no solo por los banqueros sino también por los agremiados de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), ya que lo catalogan como un obstáculo a la recuperación de la producción y el empleo.
“La medida afectaría a las pequeñas empresas pues las grandes se podrían financiar directamente en el extranjero. El Banco Central no ha demostrado técnicamente que la directriz sea necesaria o que con ella se logrará detener la apreciación del colón”, dijo Manuel H. Rodríguez, presidente de UCCAEP.
La retención iniciará el 1º de agosto de manera gradual con un 5% mensual, hasta llegar a un 15% y regirá para todas las cuentas que las entidades financieras tengan en el exterior cuyo plazo sea menor a 360 días.
Los banquero agremiados en la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras (CBF) y la Asociación Bancaria Costarricense consideran que la disposición aprobada por la junta directiva del Banco Central para encajar los préstamos del exterior es un obstáculo en el proceso de recuperación económica.
“La norma pretendida encarece el costo de los recursos prestados causando un impacto negativo. No solo es un costo mayor de fondos y talvez un desestímulo en el uso de estos, sino también el encarecimiento en la importación de bienes y servicios, y a la postre, la pérdida de competitividad del país en el comercio internacional”, expresó la CBF en carta remitida al ente emisor.
Otro de los efectos sería la posibilidad de un encarecimiento del dólar, lo que podría beneficiar al sector exportador. Este cambio podría variar desde unos cuantos céntimos hasta una decena de colones, dependiendo del nivel en que se encuentren las tasas de interés en colones; dado que si es atractivo endeudarse en dólares la gente seguirá cambiando sus ingresos de moneda nacional a extranjera.
Si bien, es difícil medir cuánto se revaluará el colón tras ese encaje, en lo que sí coinciden los economistas es que el efecto sería inmediato y se verá sobre todo en los capitales especulativos y de algunas entidades que se dedican a hacer “arbitraje” de divisas. Lo anterior porque la certeza de que el precio del dólar encarezca reduce el incentivo actual de estar cambiando colones a dólares y viceversa.
“Este encaje tendrá varios efectos, pero sobre todo les quitará el gran negocio a algunos que especulan con la moneda”, dijo Juan Manuel Tirado, consultor de GWM Group.

Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios