Enviar
Banderas: “sueño con encontrar mi camino como director”

Tras rodar “Crazy in Alabama” (1999), “El camino de los ingleses” (2006) y anunciar su tercera obra como director, Antonio Banderas aseguró en una entrevista con Efe que ese es el rumbo que quiere tomar en el futuro, y sueña con encontrar una voz propia como cineasta.
“Quizá lo que más me gustaría sería convertirme en un director; encontrar mi camino y mi personalidad como tal, definirme. Es un sueño”, dijo el intérprete en un encuentro con motivo de la promoción de “Shrek Forever After”.
En agosto el español cumple 50 años y, aunque reconoce haber pasado una “crisis de los 40” como la que sufre el popular ogro verde en el filme, alcanzar esa edad no le supone ningún problema.
“Entre los niños, los de la vecina... yo también he querido escaparme a la ciénaga como Shrek. Todos pasamos por esa crisis. Pero yo me miro en el espejo y no veo que tenga esa edad. Me siento relativamente bien físicamente”, manifestó Banderas, cuyo “Gato con Botas” engorda considerable en la cinta.
“A mí no creo que me pase”, afirmó entre risas. “Me preparo para vivir esos momentos con aceptación. Ahora mismo me siento muy cómodo y me gusta mirar atrás para ver lo que he hecho en mi vida. Me produce cierto regodeo, aunque no mucho porque si no, no me muevo. Pero sé que el futuro me guarda muchas cosas”, declaró.
Ahí se incluye su nuevo trabajo con Pedro Almodóvar, su tercera película como director y un proyecto en el que dirigirá a su esposa, Melanie Griffith.
“A su edad ya no llegan tantos papeles; se retiró un tiempo por razones personales y regresar es difícil. Pero está más fuerte que nunca. Hoy (el pasado viernes) cumplimos 14 años de casados, pero en los 15 que llevamos juntos jamás la había visto con tantas ganas de actuar. Están surgiendo cosas, pero si no se concretan, yo mismo la meteré en la pantalla grande”, comentó.
Banderas vuelve a prestar su voz al hilarante “Gato con Botas” en “Shrek Forever After”, cuarta entrega de la saga “Shrek”, y ya prepara una película propia para ese personaje, a cuya novia prestará sus encantos la mexicana Salma Hayek.
“Shrek Forever After”, de estreno en Estados Unidos este viernes, reúne de nuevo al elenco formado por Mike Myers (Shrek), Eddie Murphy (Donkey), Cameron Díaz (Fiona) y el propio Banderas, en una historia que traslada a los personajes a una realidad paralela en la que no se conocen, debido a un maleficio que el popular ogro debe romper en 24 horas.
La cinta será la última de la saga, según los productores.
“Creo que es muy elegante e inteligente apagar las luces así”, dijo el actor español.
“Hemos hecho cuatro películas para la historia con unos personajes que, criticando la cultura popular, se han convertido en cultura popular. Creo que es el momento de terminar”, añadió.
Pero él no dará carpetazo definitivo a su personaje, del que ya se prepara el “spin-off” “Puss in Boots” (“El Gato con Botas”), un filme “de desarrollo y estilo diferentes” en el que Banderas coincidirá con Salma Hayek, con quien ha rodado “Desperado”, “Four Rooms”, “Frida” y “Once Upon a Time in Mexico”.
“Es más un épico”, apuntó el malagueño. “Se va a recrear mucho el cine de los 60, los 'spaguetti-western' con las pantallas divididas... Va a ser muy total, muy emocionante”, confesó el intérprete.
La cinta, que dirigirá Chris Miller (“Shrek the Third”), seguirá las andanzas del minino desde su infancia en un orfanato hasta que se convierte en ese personaje tan querido de la franquicia, “un tipo solitario que sólo se necesita a sí mismo”.
Y en ese camino se enamorará de Kitty Cat (Hayek). “Es mi novia en la película, aunque entra en el filme de otra manera al principio”, comentó el actor, quien no escondió la similitud de “Shrek Forever After” con “It's a Wonderful Life”, de Frank Capra.
“En el mundo del arte no vamos a parar de recrearnos los unos a los otros”, admitió.
“Shakespeare ya contó casi todo. Pero las grandes pasiones siempre van a estar ahí”, añadió un Banderas que reflexionó sobre la situación actual del cine.
“Está viviendo un momento dramático, en el sentido de que nos encontramos en un vértice de un lugar desconocido al que vamos. En 15 ó 20 años los actores podríamos ser innecesarios. Lo cual me da igual, porque yo empecé en el teatro y ese fue el primer cine en 3D estereoscópico”, dijo entre risas.

Los Angeles/EFE

Ver comentarios