Enviar
Flotación administrada se alista a nacer en 2010
Bandas cambiarias caducarían este año
A partir de ahora los inversionistas deberán considerar el riesgo cambiario en sus decisiones

Después de casi tres años de funcionamiento de las bandas en el sistema cambiario nacional, podría iniciarse este año la flotación administrada del tipo de cambio.
Esta se centra en el control de la inflación a través de las tasas de interés.
En realidad desde agosto de 2009 el tipo de cambio se ha regido por la oferta y la demanda de divisas, un fenómeno conocido como flotación, lo que hace pensar a los analistas que el “bebé” estaría pronto entre nosotros.
Las cotizaciones en el mercado cambiario en ese periodo se han movido sin que medien compras ni ventas de divisas por parte del Banco Central.
“Podría preverse que este año el Banco Central elimine las bandas para avanzar hacia un sistema de flotación del tipo de cambio, manifestó Gina Ampiée, gerente de INS Valores, Puesto de Bolsa.
Para los especialistas el resultado es claro. La flotación es casi un hecho.
“La no intervención del Banco Central en el mercado cambiario ha abierto espacios, junto con la reducción de la inflación, para bajar las tasas de interés”, dijo Francisco de Paula Gutiérrez, presidente de esa institución, lo cual habría reconocido con cierta alegría pues estos son los principales frutos de la flotación.
Con respecto al mercado mayorista de moneda extranjera (Monex) el tipo de cambio continúa ubicándose por debajo del techo de la banda cambiaria y por encima del piso. Es decir, que la intervención del Central en el Monex por medio de venta o compra de divisas continúa siendo nula.
Por otro lado cabe destacar que recientemente entró a regir una disposición del Banco Central que indica que los puestos de bolsa solamente pueden participar en este mercado por cuenta y riesgo propios y no por cuenta de terceros (clientes), a los cuales pueden ofrecer el servicio de cambio de moneda a través de la ventanilla. Lo anterior se atribuye a la incertidumbre cambiaria.
Es por eso que a partir de ahora los inversionistas deberían incorporar el riesgo cambiario en sus decisiones de inversión en dólares o en moneda nacional, y a que no habrá certeza de cuál será la tasa de devaluación.
Desconocer el tipo de cambio que prevalecerá este año, se instaure o no la flotación, podría hacer que muchos inversores incurran en pérdidas por el margen cambiario, el cual en lo que va de 2010, es de ¢10,29. Mientras que en el mismo periodo de 2009 ese margen fue en promedio ¢9,97.
Hasta que se instaure oficialmente la flotación, el dólar estará subiendo y bajando.
Si bien el país es deficitario en términos del comercio de mercancías, mantiene un superávit en exportación de servicios y se espera que los flujos por inversión extranjera directa financien adecuadamente el déficit comercial. Pero en ciertas épocas del año, a raíz de la compra importante de dólares por parte de empresas, el tipo de cambio podría repuntar.
A su vez los puestos de bolsa no esperan ingresos extraordinarios de capitales financieros, pero esta versión no es homogénea.



Wilmer Murillo
[email protected]
Ver comentarios