Enviar
Clientes han denunciado 150 estafas que se han realizado a través de las páginas de Internet de las instituciones locales
Bancos intentan blindarse contra fraude electrónico
> Los delitos han sido cometidos por un mal uso o descuido de la información por parte de los clientes, argumentan entidades financieras
> Nuevos dispositivos de seguridad son incorporados en el país para aumentar la confiabilidad de las transacciones electrónicas realizadas a través de los sitios web

Los bancos estarían modernizando los dispositivos de seguridad para enfrentar el fraude electrónico, debido a la presión que existe para aumentar las barreras que lo impidan.
Pero esta estrategia deberá lidiar con la falta de celo de algunos clientes, que facilitan a los delincuentes el cometer los fraudes contra cuentas bancarias a través de Internet.
Entre enero y julio, se presentaron unas 35 denuncias mensuales por fraude electrónico, de acuerdo con las estadísticas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).
De los 250 casos reportados por robos a través de Internet; 150 de ellos son contra bancos locales. Las demás denuncias fueron contra entidades no registradas en Costa Rica.
En 2008 se registraron 120 denuncias.
Un fallo de la Sala Primera obliga a las entidades financieras a reintegrar los dineros sustraídos a cliente
s a través de Internet.
Esta resolución abrió el debate de las responsabilidades que deberían tener las partes involucradas para evitar que las cuentas de banca por Internet sean vulneradas.
Los bancos han realizado una serie de mejoras en sus plataformas informáticas, pero algunos no han evolucionado a “mejores prácticas”
para proteger la información.
El mundo avanzó a dispositivos de segunda y tercera generación, más complejos y seguros; mientras que el país se encuentra en una etapa ya superada por países con sistemas financieros más desarrollados.
Con el tiempo, los estafadores han encontrado las formas para vulnerar las barreras de seguridad de las páginas de Internet, permitiendo la continuidad del delito de desfalco de cuentas vía electrónica.
En otras latitudes, los bancos avanzan en el desarrollo de nuevos dispositivos que sean más difíciles de vulnerar por parte de los est
afadores y que sean de fácil manejo para los clientes. Estos instrumentos de segunda generación son ofrecidos a los bancos locales, destacó Vanessa Gómez, gerente regional de Inteligensa para Centroamérica.
Esta situación mereció el análisis de los banqueros, que promovieron el “Código de Autorregulación de Buenas Prácticas Bancarias para la Protección de las Transacciones Electrónicas” desde el año anterior.
Los bancos aseguran que sus plataformas no han sido vulneradas para obtener los datos de los clientes afectados; sino que los usuarios han caído en engaños cometidos por delincuentes cibernéticos y proporcionan los datos; o bien, hacen un uso inadecuado de los servicios y eso es lo que permite a los estafadores cometer el fraude electrónico.
“Como población debemos aprender que el uso de medios electrónicos no es un juego sino una responsabilidad”, dijo Anabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos.
Si bien no hay dispositivos que sean 100% seguros, en otros mercados ya se han implementado insumos de segunda generación que aumentan la protección, como el display card (que es la continuidad de la clave dinámica) y un nuevo estilo de e-token (dispositivo similar a un llavero que suministra códigos diferentes para cada transacción).
Además, existen protocolos internos que no requieren dispositivos, como el pre-registro de cuentas o dar un código que se le denomina “on demand”, que es dado a través del correo electrónico o celular para confirmar una transferencia.



Daniel Chacón
[email protected]


Ver comentarios