Banco Central aprobó medidas sin quórum
Enviar

201601062126520.REC10-2.jpg
La autorización anteayer de varios programas que afectarían la economía nacional, como la compra de hasta $1.000 millones en los próximos dos años para el control en el tipo de cambio, y la baja en la Tasa de Política Monetaria, fue legítima, insiste el Banco Central de Costa Rica.
Aun cuando la junta directiva está conformada por menos de cinco miembros —el quórum— se puede utilizar la figura del Funcionario de Hecho, para ver situaciones de interés del orden público económico y de necesidad, argumentó el Central, con base en dos dictámenes de la Procuraduría.
Las acciones que se tomaron dentro del Programa Macroeconómico del BCCR fueron aprobadas por tan solo cuatro personas —Olivier Castro, como presidente de la institución, y Jorge Alfaro y Juan Rafael Vargas como directores, así como Helio Fallas, el ministro de Hacienda, que siempre es miembro de la Junta.
Sin embargo, cualquier persona que se sienta afectada por los actos del Central podría impugnarlos en un juicio contencioso, aseguran varios expertos.
El uso del Funcionario de Hecho estuvo mal aplicado, ya que para tomar cualquier decisión, debe haber un mínimo de cinco personas, de las siete que normalmente conforman la junta.
En este caso, hubo la necesidad de contar con la participación adicional de al menos una de las tres personas que ya han sido nombradas en diciembre pasado por el Poder Ejecutivo como integrantes de la junta, y que por eso actuarían como Funcionarios de Hecho.
Ni Marta Soto, Victoria Hernández o Silvia Charpentier, participaron en la toma de las decisiones de esta semana.
Por eso, tales decisiones en principio son ilegales, porque no está conformado el órgano, dijo Rubén Hernández, de Oller Abogados.
“Durante el proceso de ratificación de directores por parte de la Asamblea Legislativa, la junta directiva podrá sesionar, válidamente, con la presencia de cinco de sus miembros, como mínimo”, dice el artículo 17 de la ley orgánica del Banco Central.
Las medidas supuestamente tomadas por el Central podrían impedir la apreciación del colón, mediante la compra de los dólares, mientras las tasas de interés tenderían a bajar, tras la reducción en la Tasa de Política Monetaria.
Por su parte, pretende mantener modesta la inflación, al recoger liquidez del sistema financiero.
Estas medidas podrían ser productivas.
Por otro lado, cada una tendría sus diferentes impactos en la economía.

201601062126520.REC10.jpg

Ver comentarios