Enviar
Banco Mundial y FMI examinarán sus funciones


El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) dan hoy el pistoletazo de salida a los actos previos de su Asamblea anual del próximo fin de semana en Washington, que estará dominada por la actual crisis financiera internacional.
La crisis que se desencadenó tras la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, ha provocado una masiva intervención gubernamental en Washington, hundido a varias instituciones a ambos lados del Océano, propiciado la actuación sincronizada de bancos centrales y subrayado la interconexión de los mercados globales.
Esa interdependencia ha llevado a un número creciente de expertos a insistir en la necesidad de una respuesta internacional más amplia que busque no solo extinguir los actuales fuegos, sino también reconstruir y mantener a largo plazo los mercados de capitales.
Y junto con esa demanda, se volvió a abrir el eterno debate sobre el papel del Fondo Monetario Internacional en estas situaciones de emergencia.
Uno de los que proponen mayor cooperación internacional es Jeffrey Garten, profesor de la Universidad de Yale, aunque descarta que el FMI pueda abanderar el proceso.
“El Fondo Monetario Internacional es irrelevante en esta crisis”, dijo Garten en un artículo reciente en el diario Financial Times.
Para el experto, el Grupo de los Siete (G7) países más industrializados, que se reunirá también en Washington en el marco de la Asamblea anual del FMI y el BM “carece de legitimidad en un mundo en el que China, Brasil y otros (que no son miembros del G7) son grandes actores”.
Garten no piensa que el Banco de Pagos Internacionales (BPI) con sede en Basilea (Suiza) o la Reserva Federal (Fed) estadounidense puedan tampoco cumplir el cometido y propone la creación de una autoridad monetaria global.
El organismo supervisaría las actividades regulatorias a nivel nacional con más ahínco que el FMI e implementaría un número limitado de regulaciones a nivel global.
Colin Bradford, analista del centro de estudios Brookings Institution de la capital estadounidense, dijo que “si esta crisis no subraya la necesidad de un nuevo papel para el Fondo Monetario, entonces no sé qué necesitamos”.
Bradford apuntó que el FMI se convertirá esta semana en un importante foro de discusión, pero indicó que esa función debería de reforzarse para poder convocar reuniones extraordinarias de los banqueros centrales y ministros de finanzas en caso necesario.
Esos encuentros podrían incluir también al sector privado y deberían de permitir al FMI tener un mayor protagonismo regulador y supervisor, dijo Bradford.
El analista consideró que otra opción sería crear un grupo más reducido dentro del FMI que actuara con la agilidad que requieren las situaciones en las que nos encontramos.
Imprescindible es que Asia, cuyo peso en la economía global y en los mercados internacionales de capitales es cada vez mayor, “forme parte de las discusiones”, aseguró el experto.
Para David Wyss, economista y jefe de la firma de calificación de riesgo Standard & Poor’s, “es evidente que a medida que los mercados se hacen cada vez más y más globales es necesaria una regulación coordinada a nivel mundial”.
Wyss espera que ese sea uno de los temas de debate el encuentro del FMI y el BM, que llega solo unos días después de que el Congreso de Estados Unidos aprobara un plan de rescate que permitirá al Gobierno adquirir los “activos tóxicos” que han desestabilizado las instituciones financieras, por un monto de $700 mil millones.
“La aprobación de esta ley ayuda y permitirá desbloquear los mercados crediticios”, dijo Wyss, quien cree que ahora es Europa la que está en la cuerda floja.
El economista adelantó que buena parte de las discusiones de los ministros de Finanzas y banqueros centrales que se dan cita en Washington girarán en torno a las actuales turbulencias en los mercados y en cómo impedir que sus ondas sigan expandiéndose.
Washington
EFE


Ver comentarios