Enviar
Crecimiento cauteloso de préstamos para 2010 proyectan entes
Banca pública abrirá poco el crédito
• Vivienda y consumo serán segmentos estratégicos para colocaciones de las empresas

Wilmer Murillo
[email protected]

Un crecimiento en las carteras crediticias firme pero cauteloso proyectan para 2010 los bancos públicos, incluido el Banco Popular.
En 2009 su gestión comercial se caracterizó por el fortalecimiento y el posicionamiento en los distintos segmentos estratégicos. Ahora, en 2010 la banca reanudará un crecimiento lento, acorde con las perspectivas mundiales del Fondo Monetario Internacional, que van desde el 2,5% al 3,1%.
Las utilidades de todas las instituciones del sector bancario estatal sufrieron una baja, por efecto del enfriamiento de la economía.
Esto obligó al Banco Popular a realizar durante el año pasado un total de 22.371 arreglos de pago.
Para este año, los fondos destinados por el Banco al crédito serán de ¢305 mil millones y la mayor parte de estos (un 62%) será de tipo personal.
La cartera crecería un 6% con relación con la de 2009, lo cual demuestra que la entidad está previendo en 2010 un moderado incremento en el que hay que “llevar las cosas con calma”, dijo Gerardo Porras, gerente general del Banco Popular.
Respecto al año pasado el banco giró ¢140 mil millones
de créditos a la pequeña y mediana empresa, otorgó 28 mil préstamos por pignoración (empeño d e alhajas). Además, terminó el año con 100 sucursales y 38 nuevos cajeros automáticos.
Aunque las utilidades del año pasado cayeron un 35%, las pr
evisiones actuales son optimistas. El Banco prevé cerrar 2010 con ganancias de ¢20 mil millones.
Para cumplir esta meta se delineó un plan de austeridad que consiste en congelar plazas, resultado de una negociación de la convención colectiva el año pasado; mantener oficinas y cajeros automáticos y crecer más en crédito personal. Todas estas medida
s deberán redundar en gastos operativos menores.
Por otra parte, la postergación de inversiones, y el hecho de que algunos deudores tuvieran que enfrentar una menor capacidad de pago afectaron los resultados del Banco Nacional.
La empresa financiera más grande del sistema cerró el año con utilidades de ¢29 mil millones, un 32% menos, seguida del Banco de Costa Rica (BCR), con ¢23 mil millones, un 32% más bajo.
Para este año, el Banco reporta un crecimiento del 15% en sus préstamos de vivienda, lo cual significa una colocación cercana a los ¢97 mil millones, de acuerdo con un comunicado de prensa de la entidad. No obstante, en este no mencionó sus metas de crecimiento total.
Los activos totales crecieron un 10% y el patrimonio un 15%. La cartera de crédito aumentó un 9%, siendo ganadería y agricultura la que mostró el mayor incremento en el año.
Sin embargo, es a vivienda (¢653 mil millones), comercio (¢318 mil millones) y servicios (¢274 millones) a donde este banco canalizará el grueso de su cartera de crédito este año.
Los resultados de la banca estatal evidencian los efectos de la crisis sobre la actividad económica, así como el peso que cargaron en el Plan Escudo.

Bajo los términos del programa diseñado por el Ejecutivo para amortiguar el impacto de la crisis, la banca pública se vio obligada además a apechugar con erogaciones de créditos por el llamado efecto “contagio”, dijo Guillermo Quesada, gerente de Bancrédito.
Se solicitó información al Banco de Costa Rica sobre sus proyecciones para 2010, pero no contestó.
Ver comentarios