Enviar
Un 50% de trabajadores cotiza por debajo del mínimo
Bajos salarios afectan a la Caja

Agricultura y construcción con peores sueldos

La mitad de la población laboral del país reporta un salario mensual igual o menor a ¢225 mil.
La cotización tiene un impacto en la sostenibilidad del servicio de salud estatal, pues es financiado con las aportaciones de los trabajadores y los patronos.
Los agricultores, constructores y las empleadas domésticas son los grupos con más cantidad de personas con bajas remuneraciones.
Actualmente 690 mil personas cotizan para la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) por debajo del salario mínimo que es de ¢228 mil.
La mitad de ellas labora en empresas privadas, mientras que los trabajadores independientes son cerca de 250 mil.
En el país casi 1,5 millones de empleados cotizan para la Caja.
Por rango salarial las personas que reportaron ¢120 mil al mes se cuadruplicaron hasta llegar a los 134 mil en 2010.
El aumento exponencial se explica por los empleados por cuenta propia, pues 118 mil dijeron ganar esa cantidad de dinero al mes.
Este es un factor adverso para la Caja porque las personas independientes reportan remuneraciones bajas y en su caso solo ellos contribuyen, no hay un patrono.
El aporte de este tipo de trabajador es de un 10% de su salario, mientras que para un empleado ordinario es de un 16%.
“Este es un pésimo negocio para la Caja. Además de que es una competencia desleal para el resto de los trabajadores”, explica el economista Leiner Vargas.
Los ingresos de la institución experimentaron una ralentización en 2010 por la caída en las contribuciones de los trabajadores. Además del crecimiento salarial y de empleados en la Caja.
La crisis económica mundial tuvo parte de la culpa porque generó una disminución en la creación de empleo del sector privado, principal sustento de la seguridad social.
El resultado de todos estos efectos anteriores es la sangría que llevará a la entidad a presentar un déficit de $186 millones al cierre del año, sustentado en el aumento de los gastos, frente a ingresos insuficientes.
Si el Estado no aplica algún correctivo la deuda crecerá a $615 millones en 2015.
Por otra parte, el aumento en la cobertura de servicios no tiene una relación lineal con la entrada de recursos al sistema de Seguro de Salud, al que contribuyen los asegurados.
“Los nuevos trabajadores son principalmente personas con baja productividad que reportan salarios inferiores a quienes tiene más años de estar cotizando”, argumentó la Organización Panamericana de la Salud.
Los agricultores cumplen ese perfil, dado que el 66% cotiza menos del salario mínimo legal y son más de 110 mil personas.
En el caso de los empleados de la construcción el porcentaje es de un 58%, de 70 mil personas.
Sin embargo, el caso más extremo es el de las empleadas domésticas donde el 94% de las 16 mil cotizantes tiene un salario menor a los ¢225 mil.
Para el sector empresarial la solución al problema financiero de la Caja debe comenzar con el ordenamiento administrativo de la institución.
La planilla de la CCSS absorbe cerca del 70% de los gastos anuales, sostuvo la Unión de Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP).
“Primero se deben solucionar los problemas de gestión de la CCSS antes de pensar en incrementar las cuotas”, señaló Rafael Carrillo al presentar el análisis de UCCAEP sobre la Caja.
Desde marzo de este año, la Caja aplicó el Plan de Contingencia para el uso racional de los recursos.
La situación financiera se origina en el monto que deben los contribuyentes.
La mayor parte de la deuda proviene del sector público, la que asciende a cerca de $840 millones de la cual se pagaron $170 millones.
Aunque el Ejecutivo no acepta el cobro de $360 millones de una obligación contraída por el Ministerio de Salud.
La Procuraduría será la encargada de determinar si ese monto deberá pagarse.

Oscar Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios