Bajada de inversión en renovables afecta lucha por el clima
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar


La inversión en energías renovables ha alcanzado un pico de $349 mil millones que no se sobrepasará en al menos cinco años, lo que señala una pausa en la lucha mundial contra el cambio climático. Ésta es la perspectiva de Michael Liebreich, fundador de Bloomberg New Energy Finance, quien ha pronosticado que es probable que los fondos dedicados a la energía eólica, solar, y otros proyectos de energía limpia desciendan al menos un 15% este año. En una conferencia en Shanghái el martes, expuso cómo la capacidad de la industria para generar energía seguirá creciendo incluso con una inversión más baja.

Estas revelaciones suponen un golpe al esfuerzo internacional para reducir las emisiones de dióxido de carbono que provocan las alteraciones del clima. Mientras que representantes de más de 190 países se reunirán la próxima semana en Marruecos para dar impulso al acuerdo de París el año pasado, el cual busca limitar las emisiones de combustibles fósiles, la investigación de BNEF muestra que el mundo está lejos de alcanzar su objetivo de mantener el aumento de la temperatura por debajo de 2 grados Celsius este siglo.

{l1}onu-recurriria-a-geoingenieria-para-mitigar-cambio-climatico{/l1}

“La inversión en energías limpias bajará entre un 15 y un 20% este año”, declaró Liebreich en una entrevista en Shanghái. “Tal como están las cosas, no volverá a alcanzar un nuevo récord en los próximos cinco años” debido al lento crecimiento económico, las medidas de los políticos para reducir costes y los precios en caída de los equipamientos eólicos y solares.

Los productores son capaces de mantener la misma capacidad de generación que antes con una inversión menor. Esto se debe a que los costes de construir parques de energía solar y eólica están bajando, así como el gasto necesario para financiarlas. Liebreich ha declarado que esta tendencia continuará hasta 2020.

Mayores turbinas, máquinas más baratas, torres más altas y datos que permiten a los operadores manejar con mayor eficiencia los parques eólicos se traducen en una mayor producción de energía por parte de cada explotación. En cuanto a la energía solar, las células fotovoltaicas son cada vez más eficientes y los gestores de redes cada vez más inteligentes a la hora de integrar esos flujos en la red.

“Esto no va a parar”, declaró Liebreich en una conferencia organizada por BNEF, destacando que la mayoría cree que los parques eólicos operan al 15% de su capacidad. “La verdad es que las nuevas turbinas de viento terrestres funcionan un 30% del tiempo o más, y esto hace que el coste de la energía eólica baje”, explicó.

Un cambio en el apoyo que las reguladoras ofrecen a las renovables ha obligado a las empresas a recortar los costes. Los países pueden conseguir un ahorro de un 30% durante el primer año, tras dejar de favorecer los precios fijos en favor de tarifas de alimentación. Las subastas inversas, en que se buscan pujas por desarrollar cierta cantidad de capacidad, fuerzan a los desarrolladores a ofertar precios por sus proyectos.



Ver comentarios