“Baileys” reforzados para Circunvalación
El paso por la ruta de Circunvalación donde se encuentra el hundimiento permanecerá cerrado durante los próximos dos meses mientras se colocan nuevamente los puentes. Gerson Vargas/ La República
Enviar

Pese a fallo de primeros puentes Conavi lo intentará de nuevo

“Baileys” reforzados para Circunvalación

Alcantarilla abovedada de grandes dimensiones pondría punto final al colapso en la vía

Retirar y volver a instalar nuevamente los cuatro puentes tipo Bailey pero mucho más largos y reforzarlos con otras estructuras como pilotes, será la nueva solución temporal que implementará el Conavi para seguir con las reparaciones del hundimiento en la Circunvalación mientras tanto la vía se mantendrá cerrada por dos meses.

201309112233300.n44.jpg
El pasado 6 de setiembre se habilitaron las primeras cuatro estructuras en esta zona afectada con el objetivo de garantizar a los conductores el paso por esta vía; sin embargo, las fuertes lluvias volvieron el terreno inestable y afectaron la seguridad de los puentes.
Esta situación provocó el cierre completo de la ruta desde el martes a la altura de Hatillo 8 y un fuerte colapso vial en toda la Circunvalación durante las últimas dos semanas que se prolongará a otras carreteras en los próximos meses.
La solución definitiva para reparar este hundimiento será construir alcantarillas abovedadas de grandes dimensiones cuyo costo rondará los ¢2mil millones, un proyecto similar al que se utilizó en el hueco de la General Cañas el año anterior.
Mientras se destina el dinero y finalizan los trabajos de preparación en el terreno para colocar las alcantarillas se instalarán nuevamente los cuatro puentes Bailey más largos y reforzados para evitar problemas en caso de que las lluvias provoquen pequeños derrumbes.
Hasta este momento con la colocación de los primeros cuatro puentes y su desinstalación ya se invirtieron cerca de ¢940 millones, a lo que se le debe sumar el millonario desperdicio en combustibles y tiempo que significa este problema para todos los costarricenses.
La principal amenaza para instalar nuevamente los pasos modulares y sobre todo para construir las alcantarillas son los terrenos inestables y las lluvias que provocan crecidas en el río María Aguilar.
Antes de que se tomara la determinación de poner los cuatro primeros Baileys en esta carretera se señalaron los riesgos de que la tierra cediera y colapsaran en algún momento por parte del Laboratorio de Materiales de la UCR.
La medida de atender este tipo de emergencias con puentes modulares es recurrente, ya que existen 100 estructuras instaladas en todo el país.
Sin duda, el efecto más negativo provocado por este hundimiento lo padecen los más de 60 mil conductores que transitan a diario por la ruta de Circunvalación.
Regularmente las presas se apoderaban de este tramo antes de que se diera la emergencia, con la instalación de los primeros puentes la situación se complicó.
Cruzar desde Santa Ana hasta Paso Ancho pasó de tomar 20 minutos a poco más de una hora, este tiempo podría empeorar si el recorrido se intenta durante las tardes.
Garantizar un tránsito fluido no es fácil con estos puentes, por esta razón se colocarán 120 policías de tránsito en la zona.
Además se contemplarán cambios en la restricción vehicular que podría pasar a dos días por placa en diferentes franjas horarias.
También se analizarán cambios en los sentidos de algunas vías aledañas así como semáforos para mejorar el transito en las rutas alternas a la Circunvalación.
Luego del cierre en el tramo del hundimiento que se podría prolongar por dos meses, iniciarán las construcciones definitivas de las alcantarillas, trabajos que tardarán al menos cuatro meses más.


Manuel Avendaño
[email protected]

Ver comentarios