Enviar
Catsa e Ingenio Quebrada Azul intentarían aliviar el gasto que representa la abultada factura petrolera
Azucareras venderían electricidad a partir de desechos

• El 0,14% de la energía generada en el país proviene del bagazo con alrededor 13 megavatios; sin embargo, la producción podría aumentar en 20 megavatios en los próximos dos años
• Biomasa permitía disminuir la dependencia de los hidrocarburos y con un costo menor

Natasha Cambronero
[email protected]

En momentos en que el precio del barril de petróleo cuesta $42 más que hace un año y su estabilidad se ha vuelto una incógnita, los combustibles renovables llegan a jugar un papel fundamental. A raíz de ello dos nuevas azucareras comenzarían a venderle energía eléctrica generada por biomasa al Estado.
Esto mediante el bagazo que se genera de la caña de azúcar. Dicho insumo es utilizado en las calderas para generar el vapor que hace funcionar los generadores de electricidad.
Actualmente, de la energía que se consume en el país, solo el 0,14% proviene de este desecho y es vendido por dos ingenios Taboga y El Viejo.
No obstante, dos nuevas empresas se les unirían. Se trata de Central Azucarera Tempisque (Catsa) y Quebrada Azul, las cuales ayudarían a disminuir la dependencia del país hacia los derivados del petróleo.
Ambos ingenios producen la electricidad que necesitan para su autoconsumo, pero implementarán medidas que permitan generar excedentes para poder venderlos al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
En este sentido, Catsa compró un nuevo generador que tendría una potencia de 20 megavatios (MV), el cual vendría a reemplazar los viejos equipos. Para las operaciones internas de la compañía, necesitan solo cinco MV.
“Inicialmente el contrato que estamos negociando con el ICE es venderle 8 MV con la opción de expandirlo a 20 MV en época de zafra”, dijo Alejandro Ponciano, gerente general de Catsa.
Sin embargo, el contrato no se ha podido concretar porque no se ha establecido la tarifa con la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), lo cual tomaría algunos meses más.
Dentro del contrato que Catsa está manejando con el ICE, esta empresa trasladaría directamente la energía a CoopeGuanacaste, cooperativa que se encarga de abastecer de electricidad a la provincia pampera.
De igual forma, el Ingenio
Quebrada Azul implementaría medidas dentro de su empresa para buscar la eficiencia a la hora de generar el vapor y estaría sembrando caña con una mayor fibra, que le permita producir más megavatios con sus generadores.
“En el mediano plazo esperamos comenzar a sembrar caña con una mejor fibra, para poder venderle más energía al ICE, ya que actualmente le vendemos pero con una planta hidroeléctrica que tenemos”, afirmó Alvaro Chavarría, dueño de Quebrada Azul.

Por otra parte, Ingenio Taboga prácticamente ya concluyó la construcción de una nueva caldera que permitiría aumentar la venta de 7 MV a 17 MV a partir de la zafra del próximo año.
“En julio pasado presentamos a la ARESEP una solicitud de fijación de tarifa de venta al ICE considerando los costos de los nuevos equipos de cogeneración”, aseveró Manuel Avendaño, director Financiero de Taboga.
Esto en razón de que los ingenios están recibiendo un menor pago por la energía que venden en comparación con otros generadores privados de energía.
Por ejemplo, en 2007 el costo promedio de los productores privados de electricidad, fue de ¢43,13/KWh (un Kilovatio por hora).
Mientras que el costo promedio que se les pagó a los azucareros durante la última zafra fue de ¢22,7/KWh, casi un 50% menos que los otros generadores en ese mismo periodo.
Igualmente, la producción de energía por medio del bagazo es cinco veces más barata que la térmica, que cuesta unos ¢121/KWh.



Ver comentarios