Enviar
Avión solar completa primer vuelo nocturno

El Solar Impulse marcó un hito en la aviación solar la pasada semana al completar un vuelo de más de 26 horas durante las cuales pudo mantenerse en el aire de noche gracias exclusivamente a la energía obtenida del Sol que captó de día.
El avión solar promovido por Bertrand Piccard también logró con su viaje otras dos marcas de aparatos de su naturaleza: el vuelo más largo, con 26 horas y 9 minutos exactamente, y el de mayor altitud, al haber alcanzado 8.564 metros sobre el nivel del mar.
“He volado durante más de 26 horas sin usar una gota de combustible y sin causar nada de polución”, proclamó conmovido el piloto del Solar Impulse, André Borschberg, cofundador del proyecto.
El prototipo de avión, con una envergadura de 63,4 metros, similar a la de un Airbus 340, y 1.600 kilos, nutrió sus reservas energéticas gracias a 12 mil células fotovoltaicas encargadas de llenar sus baterías desde su despegue el día anterior.
En su larga travesía nocturna, el avión realizó varios trayectos de ida y vuelta a una velocidad de 50 kilómetros por hora a fin de preservar al máximo la energía que había acumulado.
A los mandos del aparato, Borschberg, instalado en una pequeña cabina donde disponía de una máscara de oxígeno y un paracaídas, se mantuvo despierto gracias al café, y saciado gracias a bocadillos y barritas energéticas. El piloto también contaba con un tubo conectado a un depósito de agua.
Con 26 horas sin tocar el suelo, el Solar Impulse ha superado a la anterior marca de aviones de esta naturaleza, lograda en 1981, cuando otro avión solar ultraligero con un piloto a bordo, denominado Solar Challenger, logró volar de Francia a Inglaterra en cinco horas.
Este proyecto, que ha requerido cinco años de trabajo, entre simulaciones y su construcción, busca demostrar el potencial de las energías renovables, promover su utilización y probar el ahorro de energía que puede lograrse gracias a las nuevas tecnologías.

Ginebra
EFE
Ver comentarios