Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Aviación mundial rumbo a millonarias pérdidas

| Martes 03 junio, 2008



Aviación mundial rumbo a millonarias pérdidas


Estambul -- Las aerolíneas podrían informar de unas pérdidas conjuntas de $6.100 millones este año, las peores desde 2003, porque la espiral de precios en el combustible y la desaceleración económica están dañando los beneficios.
La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA en sus siglas en inglés), cuyos miembros representan alrededor del 93% del tráfico internacional, redujo ayer sus previsiones por cuarta vez en nueve meses en una reunión en Estambul, después de que los precios de combustible subieran un 42% en seis meses. Las aerolíneas obtuvieron un beneficio conjunto de $5.600 millones en 2007, el primero desde los atentados terroristas del 2001.
“Justo cuando empezamos a recuperarnos nos enfrentamos a otra crisis, incluso potencialmente de mayor tamaño”, dijo en el encuentro el responsable ejecutivo de IATA, Giovanni Bisignani. “La escalada de los precios del crudo está cambiando todo. La situación es desesperada y potencialmente más destructiva que nuestras recientes ba
tallas con toda la caballería del Apocalipsis junta”.
Más de una docena de compañías han quebrado en los últimos seis meses. La última ha sido la empresa de viajes de negocios con sede en Reino Unido Silverjet Plc, que ha tenido que aparcar sus aviones por problemas de liquidez. La compañía de larga distancia Oasis Hong Kong Airlines Ltd; Skybus Airlines Inc., con sede en Ohio, y Frontier Airlines Holdings Inc., de Denver, también se han derrumbado en las últimas semanas.
IATA basó sus estimaciones de pérdidas de $6.100 millones en un precio por barril de $135, el nivel récord que tocó del 22 de mayo. Los 230 miembros de la Asociación prevén unas pérdidas $2.300 millones con un precio por barril de $107.
“Esto realmente refleja el estado del sector en su conjunto”, dijo John Strickland, director de la firma especializada en aviación JLS Consulting Ltd., en Londres. “Esto demuestra la manera en que el sector puede pasar rápidamente de los beneficios a las pérdidas. Si se miran otras previsiones para el crudo de $200 el barril, las cosas podrían ser peores que las proyecciones de IATA”.
“Si miras hacia atrás, hace dos años el barril estaba a $30 o $40, y ahora está a $135, impactando en el conjunto del sistema”, dijo John Leahy, jefe de operaciones y responsable de ventas en Airbus SAS, la mayor empresa aeronáutica de mundo. “La gran pregunta es, ¿si el ajuste toma tres años, quien quedará en pie?”.

Leahy, que hizo las declaraciones en una entrevista durante el encuentro de IATA, dijo que espera que los precios actuales sean solo “una burbuja”.
Las aerolíneas del mundo entero están intentando reducir los costes y algunas han empezado a cobrar artículos, como los aperitivos, y la facturación del equipaje. El encarecimiento del combustible está obligando a otras empresas a fusionarse para sobrevivir. Delta Air Lines Inc. y Northwest Airlines Corp. decidieron el 14 de abril integrarse para crear la mayor aerolínea del mundo.
Las fusiones no bastarán para salvaguardar los beneficios a menos que las empresas también reduzcan el número de plazas, dijo en una entrevista Steven Udvar-Hazy, responsable ejecutivo de International Lease Finance Corp., el mayor arrendador aéreo del mundo.
Los aumentos de capacidad están limitados por demoras en los principales programas de aviones. El Dreamliner 787 de Boeing Co. tiene un retraso de por lo menos 14 meses y ahora está previsto que entre en servicio en el tercer trimestre del año próximo, en vez de este mes como se planeaba. Airbus dijo el 13 de mayo que su “superjumbo” A380, que ya tenía dos años de demoras, encara otros tres meses de atraso en la producción. Hasta la fecha se han entregado cuatro de las aeronaves de 525 asientos.
La reunión de la IATA respaldó unánimemente un llamado a tomar medidas que alivien la carga de las aerolíneas. Los Gobiernos deben retirar obstáculos a las fusiones, reducir impuestos, invertir en nuevos aviones para las compañías gestionadas por el Estado y tomar medidas para asegurarse de que el costo de la energía refleje su verdadero valor, dijeron, al tiempo que los sindicatos laborales deben limitar las reclamaciones salariales y los aeropuertos deben regularse más estrictamente.