Autos que se autoconducen están mucho más cerca de lo que cree
El Outback de $27 mil frena automáticamente o desactiva el acelerador si detecta una colisión inminente y hace sonar una alarma si Hendrickson cruza la línea media o se sale de su carril. Bloomberg/La República
Enviar

Autos que se autoconducen están mucho más cerca de lo que cree

Cuando la Encuesta Harris les preguntó a los estadounidenses si confiarían en un auto que se autocondujera, la mayoría contestó: es demasiado peligroso. Cuando se les dijo que ahora pueden comprar un auto que toma el control de los frenos y el volante para evitar los choques, la mayoría dijo: adelante.
El sondeo, llevado a cabo por Autotrader.com, es un recordatorio de que la tecnología que cambia las reglas de juego asusta menos cuando llega gradualmente, colándose en la vida diaria hasta convertirse en la nueva normalidad. Las automotrices apuestan a que el gradualismo atenuará los temores de los consumidores respecto a ceder el control de un auto que corre a gran velocidad a los sensores, las cámaras y los chips.


Cada año, poquito a poco, los autos se volverán más autónomos en tanto la industria incluye la tecnología de “ayuda al conductor” en paquetes de opciones de seguridad. Los dispositivos que hace cinco años parecían ciencia ficción silenciosamente están pasando a ser lo común en una variedad de modelos, de los Audi de lujo a los Subaru del mercado medio.
Ty Hendrickson, de 40 años, hace poco cambió una vieja minivan por un Subaru Outback después de conocer a alguien que se fracturó la columna en un choque desde atrás. El Outback de $27 mil frena automáticamente o desactiva el acelerador si detecta una colisión inminente y hace sonar una alarma si Hendrickson cruza la línea media o se sale de su carril.
“La gente no se da cuenta de lo inteligentes que son ahora los autos”, señaló Hendrickson, ejecutivo de calidad del agua de Fort Collins, Colorado. “Hay en marcha una revolución”.
Y avanza cada vez más rápido. Ya ese verano, los compradores podrán adquirir modelos con funciones de piloto automático que permiten a los conductores quitar las manos del volante y los pies de los pedales y recorrer los caminos en forma automática.
“El ascenso de la máquina se está haciendo realidad”, opinó Thilo Koslowski, vicepresidente de práctica automotriz de la firma de investigación Gartner. “Pero muchos consumidores no tienen confianza en la tecnología. Ese es el mayor problema que enfrentan estas máquinas inteligentes”.
Las preocupaciones de la gente se refieren a cosas como la privacidad de su ubicación y la posibilidad de que los autos sean hackeados. Es por eso que las automotrices ponen atención en que la llegada del auto que se autoconduce sea una revolución por evolución.
Tesla Motors Inc. planea lanzar un auto con “autodirección” este verano. La línea de lujo Cadillac de General Motors Co. ha prometido para el año que viene el debut de un modelo que ofrece conducción sin manos. Y también el año próximo, Audi, Mercedes-Benz y BMW ofrecerán autos que toman el control en un congestionamiento de tránsito, permitiendo que el conductor se relaje y desestrese.
En dos años, la próxima generación de A8 de Audi tendrá un “cerebro central de computación” que analizará instantáneamente los datos que le envían los sensores y las cámaras del auto y puede tomar decisiones de manejo al instante en los congestionamientos y los viajes largos.


Bloomberg


Ver comentarios