Autorrebajo en deuda política, aplica PAC
“Basta ya de acciones divorciadas de declaraciones, no estamos para triquiñuelas de este tipo, queremos transparencia en las cosas. Hay que rebajar la deuda política”, indica Luis Guillermo Solís, candidato presidencial por el PAC.Archivo/La República
Enviar

Candidato rojiamarillo retó a rivales a hacer lo mismo

Autorrebajo en deuda política, aplica PAC

Si todos los aspirantes hicieran lo mismo ahorro sería de ¢19 mil millones

Ante la dificultad de aprobar una rebaja a la deuda política en la Asamblea Legislativa, Luis Guillermo Solís, candidato presidencial por el PAC, se autorrebajó ayer a prácticamente la mitad, la ayuda que recibirá del Estado para financiar sus gastos en la venidera campaña política.

201308072248580.n55.jpg
El aspirante firmó un documento público en el que se compromete a recibir únicamente el 0,11% del PIB por concepto de la deuda y no el 0,19% al que tendría derecho tras la contienda.
Con ello la rebaja es cercana al 42%.
Asimismo, hizo un llamado a sus contrincantes de otros partidos como Johnny Araya de Liberación Nacional y Rodolfo Hernández del PUSC para que también suscriban el documento y no “despilfarren” el dinero de los costarricenses.
La decisión del rojiamarillo se debe a que para él los diputados “de los partidos tradicionales manejan un doble discurso en este tema”.
“Si todos los candidatos firmaran este compromiso público que propongo, el país se ahorraría alrededor de ¢19 mil millones, lo cual alcanzaría para construir otra trocha fronteriza como la que se hizo”, expresó Solís.
La decisión del aspirante rojiamarillo contraviene el acuerdo tomado por la Asamblea Nacional del PAC para utilizar la totalidad de la deuda política; no obstante, Solís indicó que el país no puede darse el lujo de promover el despilfarro de miles de millones de colones, sobre todo en momentos en que existen tantas necesidades.
La dificultad para disminuir la deuda en Cuesta de Moras se debe principalmente a que el oficialista Liberación Nacional condiciona la reducción de dicha contribución estatal al aval de las donaciones de sociedades anónimas, lo cual es en estos momentos ilegal.
La deuda política se financia con los impuestos que pagan los costarricenses y es la contribución que hace al Estado a los partidos políticos para que paguen sus gastos de campaña como signos externos, giras, anuncios y otros; se calcula de acuerdo con el 0,19% del PIB del año trasanterior a las elecciones.
Para los comicios del otro año el Tribunal Supremo de Elecciones fijó ese monto en ¢37 mil millones, tras descontar el resto para las elecciones de alcalde de 2016.
Los rojiamarillos están preocupados porque después del 2 de octubre no es posible ni rebajar la deuda política, ni hacer algún otro cambio en la legislación electoral.
“Basta ya de acciones divorciadas de declaraciones, no estamos para triquiñuelas de este tipo, queremos transparencia en las cosas”, agregó Solís.
Sobre este tema Hernández del PUSC indicó que él hace tiempo les pidió a los diputados de su fracción que rebajen la deuda política. Asimismo, indicó que no ve problema en suscribir el acuerdo.
Mientras que el aspirante verdiblanco Araya, manifestó que desde hace más de tres meses se había comprometido a reducir la deuda política en el caso del PLN:
En ese sentido, indicó que Liberación cobrará la deuda política ajustado al 0,11% del PIB y que en la próxima Asamblea del partido prevista para el 24 de este mes, llevará una propuesta en ese sentido.


Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios