Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



GLOBAL


Aumenta riesgo crediticio conforme salen capitales de Argentina

Redacción La República [email protected] | Lunes 30 mayo, 2011



Aumenta riesgo crediticio conforme salen capitales de Argentina
El aumento del gasto gubernamental y el temor de los inversores a que el gobierno “maquille” datos sobre inflación presionan expectativas

El costo de proteger la deuda argentina contra un impago aumenta por séptima semana ante el temor de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner obtenga la reelección en octubre e instrumente políticas contrarias a los inversores.
Las permutas de riesgo crediticio a cinco años de Argentina aumentaron esta semana 14 puntos básicos, o 0,14 puntos porcentuales, a 615, con lo que se extiende el período más prolongado de incrementos desde febrero de 2010, según datos que recopiló CMA, que es propiedad de CME Group Inc. y reúne cotizaciones de precios de operadores en el mercado de negociación privada. El costo de proteger la deuda brasileña creció cuatro puntos básicos esta semana, a 107, mientras que el de México aumentó a 106.
Fernández, que tiene un respaldo de 48 por ciento según una encuesta que dio a conocer la semana pasada por CEOP Opinión Pública, propuso limitar las compras de tierras por parte de extranjeros, suspendió las exenciones impositivas a los mayores exportadores de granos del país y permitió que el organismo de jubilaciones ejerciera más control en las juntas directivas de empresas en las últimas semanas. La probabilidad de que esas políticas continúen aleja a los inversores 10 años después de que el país entró en impago de US$95.000 millones de deuda, dijo Daniel Chodos, un estratega de Credit Suisse Group AG.
“Es probable que el flujo saliente aumente debido a la incertidumbre en relación con las elecciones y la creciente probabilidad de que Fernández obtenga una segunda gestión”, dijo Chodos desde Nueva York. “Los mercados observan con más atención los flujos salientes de capital en Argentina”.
Particulares y empresas sacaron $3.700 millones del país en los tres primeros meses del año, un aumento respecto de los $2.200 millones del cuarto trimestre, según el banco central. La cifra del primer trimestre contrasta con el promedio de $3.250 millones que abandonó Argentina en períodos de tres meses en los dos últimos años, dijo Chodos.
El rendimiento de los bonos de referencia con denominación en dólares y vencimiento en 2033 trepó nueve puntos básicos esta semana, a 9,77 por ciento, según datos de Bloomberg.
El rendimiento adicional que los inversores exigen para tener bonos en dólares de Argentina en lugar de bonos del Tesoro de los Estados Unidos creció 13 puntos básicos, a 600, según JPMorgan Chase Co.
Los warrants vinculados al crecimiento económico cayeron 0,09 centavos de dólar, a 16,87 centavos.
Las permutas de riesgo crediticio pagan al comprador el valor nominal a cambio de los valores subyacentes o el efectivo equivalente en el caso de que el gobierno no cumpla con las obligaciones de su deuda.
La decisión que tomó el año pasado la presidenta de recurrir a las reservas para pagar deuda significa que el país podrá seguir haciendo los pagos de la deuda a corto plazo, dijo Bret Rosen, estratega de deuda latinoamericana de Standard Chartered Bank en Nueva York.
“La verdad es que no tenemos dudas respecto de la liquidez a corto plazo del crédito mientras se usen reservas del Banco Central para pagar deuda”, dijo Rosen.
La posición de Fernández en la encuesta de CEOP creció este mes respecto del 46,3 por ciento de abril.
El aumento del gasto gubernamental y el temor de los inversores a que el gobierno pueda estar difundiendo datos sobre inflación menores a los reales han generado una salida de capital, dijo María Castiglione, una economista de C&T Asesores Económicos en Buenos Aires.
“Hay dudas sobre el futuro de algunas variables macroeconómicas”, dijo Castiglione. “Si el gobierno electo mantiene una política de expansión del gasto y sigue afectando las finanzas públicas, eso va a afectar las permutas de riesgo crediticio”.

Buenos Aires/ Bloomberg