Enviar
Asume nuevo presidente tras destitución de Lugo

El Senado paraguayo consideró ayer viernes "culpable" de mal desempeño en sus funciones al presidente Fernando Lugo, convirtiéndole en el primer presidente, en ese país, destituido en un juicio político.
"Se declara culpable al acusado Fernando Lugo Méndez, y por lo tanto queda separado de pleno derecho de su cargo", anunció uno de los secretarios de la Cámara Alta al finalizar el juicio político al mandatario.
Un total de 39 senadores votaron en contra del mandatario, mientras sólo cuatro dieron su voto a favor en una sesión con dos ausentes.
Tras su destitución, asumió de inmediato el vicepresidente Federico Franco, un político liberal de profesión médico y contrario al presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Según la Constitución de Paraguay Franco es el llamado a asumir la jefatura del Estado.
Nacido en Asunción el 23 de julio de 1962, Franco pertenece al Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), el principal apoyo de Lugo hasta ayer jueves, cuando su presidente, Blas Llano, anunció que se lo retiraba y posibilitó así el juicio político del mandatario.
En tanto, el ya ex presidente Lugo atacó la decisión de haberle destituido, aunque la ley "haya sido torcida como una frágil rama al viento", comentó.
"Esta noche salgo por la puerta más grande de la patria, salgo por la puerta del corazón de mis compatriotas", dijo un Lugo de gesto adusto en medio de los aplausos de sus colaboradores, presentes en su despedida en el Palacio.
"Hoy no es Fernando Lugo el que recibe un golpe" sino que es "la Historia paraguaya, su democracia la que ha sido herida profundamente", observó el exmandatario, para denunciar que se han transgredido todos los principios de la defensa "de manera cobarde y alevosa".
"Espero que sus ejecutores tengan presente la gravedad de sus hechos", pidió Lugo, que poco antes había sido destituido por mal desempeño en sus funciones por el Senado, constituido como establece la Constitución como tribunal para el "juicio político" promovido en la víspera por la Cámara de Diputados.
Lugo llamó a sus partidarios a manifestarse de manera pacífica: "que la sangre de los justos no se derrame nunca más por causa de intereses mezquinos en nuestro país", demandó.
"Fernando Lugo no responde a clases políticas, no responde a la mafia ni al narcotráfico", dijo en alusión aparente a las denuncias en ese sentido contra Horacio Cartes, precandidato presidencial "colorado" al que el exobispo católico responsabiliza del enjuiciamiento en su contra.
"Este ciudadano (Lugo) respondió y seguirá respondiendo ayer, ahora y siempre al llamado de los compatriotas más humildes y excluidos y de los que, gozando del buen vivir e incluso de la abundancia, saben que tenemos un deber de solidaridad", abundó.
Tras su discurso, cientos de personas se congregaron en el centro de Asunción, frente a la sede legislativa, en apoyo del destituido presidente, y un grupo de indignados también se concentraron frente a la sede de la Vicepresidencia para gritar su repudio a lo ocurrido y en donde se protagonizaron enfrentamientos con la policía.
A fin de salvaguardar el orden, fuertes contingentes policiales fueron desplegados a la capital en donde los enfrentamientos no cesaron.

Asunción/EFE
Ver comentarios