Enviar
ASI LOS VIMOS

GAPARI

ALAJUELENSE


Pemberton: se creció al final con un achique y desvíos espectaculares que preservaron la clasificación.
Sills: estremeció el palo vertical con tiro libre pero se vio flojo en marca; Woodly se lo llevó fácil.
Montero: en el cierre sacó un remate que iba a la red; se paró bien entre las torres norteñas.
Dawson: juego de mucho sacrificio y roce físico, terminó lesionado y molido.
Herrera: pegó de carambola el 66 (el gordo), al procrear el gol de la clasificación. Gran duelo con Clark.
Myrie: se destapó luego del gol sancarleño y punzó en ofensiva por toda la franja derecha. Punto altísimo.
Juárez: tuvo participación en los tres goles erizos con filtros perfectos. Fue su partido.
Rodríguez: metió un golazo de cabeza y revivió a la Liga; tampoco pudo con Sánchez.
Guzmán: se instaló tácticamente entre su compañero Herrera y su rival Clark, como rompedor.
Gabriels: le cebaron varias veces los morteros, pase mágico a Nico para el 1-1.
Solórzano: el 1-1 fue todo suyo; lo engendró y lo terminó; fue el líder mental del equipo; nunca bajó la guardia.
Fernández: Argenis estrelló un balazo en el palo vertical.
Palma: entró a soportar un aluvión.
Ureña: jugó el descuento.


SAN CARLOS

Fernández: par de desvíos a ras de zacate determinantes; sorprendido por Ariel. Suerte con los postes.
Clark: lo partieron entre Guzmán y Herrera y le cortaron protagonismo.
Peña: mala fortuna en la acción del autogol, totalmente impredecible. Se aflojó al final.
Picado: se derrumbó física y mentalmente en la última media hora. Lo afectó el gol “arriba” de Ariel.
Monguío: sorprendió a Pemberton con remate corto que luego fue el 1-0. No pudo con Nico.
Portuguez: Myrie le saboteó la franja y por su costado se filtraron dos goles.
Acosta: atento y oportuno para meter el 1-0; sentimos que no le metió presión en la marca a Juárez.
Céspedes: dos facetas; gran primer tiempo; lo doblaron en el segundo.
Sánchez: con el pelo amarillo nos dio mala espina (¿ya se creció?); 50 minutos de vértigo; 20 de frustración, con excesos de individualismo, castigados por su entrenador.
Woodly: tuvo una ocasión para liquidar tras el 1-0; le faltó serenidad. Rompió la zaga eriza con solvencia.
Arroyo: poca presencia ofensiva; su potencia fue bien controlada.
Solórzano: metió al equipo en ofensiva en procura del gol que alargara la serie. Buen relevo.
Cameron: fuerte y belicoso, entró con todo al área.
Moreira: solo jugó seis minutos.
Ver comentarios