Enviar

Perfil empresarial  Salud

Asesino silencioso

Aumentan casos de cáncer de mama en la última década

201211302354550.n3.jpg
Más mujeres tienen conciencia del riesgo que implica no hacerse el examen de mama, y de que si se detecta a tiempo pueden salvar su vida. Pero este mal sigue cobrando víctimas y más pacientes mueren por falta de información.
La obesidad y poca actividad física son factores de riesgo que favorecen este asesino silencioso, explicó Nadia Srur Rivero, médica oncóloga del Hospital San Juan de Dios y La Católica, quien habló de este problema y las nuevas alternativas de detección y tratamiento.

¿Cuánto ha aumentado el cáncer de mama en el país?
Según las últimas estadísticas, en diez años la tasa ajustada de incidencia ha pasado del 37% al 44% por cada 100 mil mujeres.
En cuanto a la mortalidad por cáncer, el primer lugar es para el de mama con una tasa ajustada de 10,39 por cada 100 mil mujeres.

¿Qué tan influyentes son los hábitos cotidianos para prevenir esta enfermedad?
La obesidad es un factor de riesgo importante y modificable en cuanto a la incidencia de cáncer de mama y pronóstico del cáncer, existiendo un 30% más de riesgo de mortalidad para las personas que presentan adiposidad antes y después del diagnóstico.
La actividad física antes y después del diagnóstico de cáncer de mama influye tanto a la supervivencia como en la calidad de vida de las mujeres tratadas por esta condición.

¿Cómo es el tratamiento que se da a los pacientes desde el sector público? ¿Cree que es el adecuado?
Se procura estar en continua actualización y mejoramiento, con el objetivo de dar dentro de las posibilidades que se tienen, el mejor resultado. Todo paciente atendido con cáncer tiene acceso a cirugía, a medicamentos oncológicos y a radioterapia, así como a rehabilitación, apoyo de trabajo social, psicológico personal y familiar, nutricional, y reconstrucción, lo que en otros países puede no ser asequible a toda persona.

¿Cuánto ha avanzado la medicina en un diagnóstico más preciso?
Se han podido identificar características de poblaciones de riesgo, realizar pruebas de tamizaje, biopsias en lesiones sospechosas, detectar lesiones que confieran más riesgo de desarrollar cáncer, e intervenir con tratamientos de quimioprevención y profilácticos.
El participar en un programa de tamizaje confiere una reducción de riesgo de mortalidad por el problema de un 20%.
Mamografía, ultrasonido de mamas y resonancia magnética, son parte de los métodos para detectar la enfermedad.

¿Cuáles nuevas técnicas se implementan en el tratamiento de la enfermedad?
Técnicas oncoplásticas: con ellas se busca dar un tratamiento exitoso a la paciente, acompañado de un excelente resultado estético: cirugía conservadora y reducción mamaria, cirugía con reconstrucción mamaria inmediata o posterior, simetrización mamaria contralateral.

Giuliana Llanes
[email protected]

Ver comentarios