Arroceros ganan pulso
Enviar
Fallo de ayer termina estira y encoge de cinco meses por precio entre productores y el gobierno
Arroceros ganan pulso
Consumidores verán rebaja de ¢50 por kilo, a partir de mayo
Tal como lo anticipó LA REPUBLICA, un fallo judicial empujará hacia abajo el precio del arroz de mayor consumo, al menos ¢50 por kilo.
Con una medida cautelar que previene la aplicación de un decreto ejecutivo que pretendía la reducción del precio del saco de 73,6 kg de arroz, de los actuales ¢24.315 a ¢20.050, el Tribunal Contencioso Administrativo puso punto final a la disputa que mantenían desde octubre pasado productores y Gobierno.

Esa determinación entrará en efecto de inmediato, y deberá beneficiar directamente a los consumidores de la calidad 80/20, es decir 80% grano entero y 20% quebrado.
Después de analizar las posiciones defendidas por el gremio arrocero, por una parte, y por otra, los ministerios de Comercio Exterior, de Economía y de Agricultura, la jueza Rosa Cortés optó por una decisión salomónica que considera las dos posiciones, y que finalmente fijó el precio del saco de ese alimento, en granza, en ¢22.604.
Lo dispuesto judicialmente incidirá en el precio que se cobra al consumidor, a partir de mayo próximo.
“Estuvimos de acuerdo en que el precio se baje un poco, pero jamás en la medida que propuso el decreto; esa disminución habría sido ruinosa para quienes producimos arroz. Nos parece que para los intereses del gobierno, llevar el saco a ¢22 mil funciona como señal de buena voluntad que podría llevar ante la Organización Mundial del Comercio, y con eso nosotros podemos trabajar”, admitió Oscar Campos, vocero de la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz).
En sus intervenciones ante dicho tribunal, el Estado reconoció la urgencia de bajar el rubro que se paga por el grano, ante las amenazas de reclamo de otros países, por el tamaño de los beneficios que se giran a los arroceros.
Además, quedó probado que los ¢20.050 propuestos en el decreto firmado y publicado en noviembre de 2010, no contemplaban las diferencias en la operación de un productor grande y los de menor tamaño, o lo que puede influir en ellas la localización de la finca.
Otra de las novedades que dejó en claro la participación del Estado, es que los arroceros costarricenses no reciben ayudas monetarias que puedan ser consideradas como subsidios.
“Lo que esperamos es que ese fallo del tribunal venga a resolver el asunto del arroz, de una vez por todas”, reconoció Marvin Rodríguez, viceministro de Economía, Industria y Comercio.

Ernesto Villalobos
[email protected]

Ver comentarios