Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



GLOBAL


Arranca campaña electoral en España

| Sábado 23 febrero, 2008



Encuestas dan ínfima ventaja a presidente Rodríguez Zapatero
Arranca campaña electoral en España

• Debates serán la novedad en este proceso electoral, el cual concluirá con las elecciones del 9 de marzo

Madrid
EFE

Los líderes de los principales partidos políticos iniciaron ayer 15 días de gira electoral para pedir el voto ante las elecciones del 9 de marzo, que las encuestas presentan como unas de las más reñidas de la historia democrática española.
El presidente del Gobierno y candidato del Partido Socialista (PSOE), José Luis Rodríguez Zapatero, lo hizo en León, su tierra natal, y el presidente y candidato del conservador Partido Popular (PP) Mariano Rajoy, lo hizo en Ciudad Real, en el arranque de lo que promete ser una campaña electoral muy intensa.
Desde las filas del Gobierno se insistió en el mensaje de movilizar a los votantes de izquierda y lograr un alto grado de participación, que los socialistas consideran clave para revalidar e incluso aumentar la mayoría lograda en marzo de 2004.
La campaña electoral comenzó con la publicación de nuevas encuestas qu
e sitúan en un virtual empate técnico a las dos principales fuerzas políticas españolas con ligera ventaja para el PSOE: 1,5 puntos, según la cadena de radio SER, y 3,5%, según el diario "El Periódico".
Una estrecha horquilla, que unida al alto índice de votantes que no ha decidido el sentido de su voto, auguran una reñida campaña, que tendrá dos momentos especiales en los debates televisados (25 de febrero y 3 de marzo) entre Zapatero y Rajoy.
Hacía 15 años, desde que el socialista Felipe González era presidente y José María Aznar era el líder de la oposición conservadora, que no había un cara a cara televisado, y los ciudadanos están parecen expectantes, a tenor del seguimiento que tuvo ayer el debate que mantuvieron los responsables económicos de PSOE y PP.
Casi cinco millones de personas siguieron en directo el enfrentamiento entre el ministro de Economía, Pedro Solbes, y el eventual ministro de Economía del PP, Manuel Pizarro, algo que fue interpretado por el Gobierno como una señal de que los ciudadanos se implican.
La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró hoy en rueda de prensa que la audiencia del "debate económico" es un "indicio" de que puede haber una "alta participación electoral".

Dicen los expertos en demoscopia que una alta participación favorece a la izquierda, por lo que el PSOE no ocultó ayer su satisfacción. Según Zapatero, "Solbes (recientemente operado de la vista) ganó con un solo ojo".
El primero de los dos debates entre los dos políticos que optan a la presidencia del Gobierno entre 2008 y 2012 será el lunes en un Palacio de Congresos a las afueras de Madrid, será transmitido por las principales cadenas de televisión y se ha pactado incluso la temperatura que habrá en el recinto: 21 grados.
El productor ejecutivo del debate, José Carbajo, destacó ayer la importancia de la temperatura porque en el debate francés se aplicó una táctica con Nicolás Sarkozy, que suda mucho, cuando los asesores de Segolène Royal le aconsejaron que dijera que tenía frío para que se subi
era la temperatura y poner nervioso a su rival.
Los 21 grados fueron una de las cuestiones recogidas en un "protocolo" elaborado entre los partidos y la Academia de Televisión, organizadora de los debates, que todavía están cerrando flecos cuando faltan tres días para la esperada cita.
Se sabe que en el estudio solamente estarán presentes Zapatero, Rajoy, el moderador y los cámaras, y que no habrá nadie de los partidos hasta el intermedio de seis minutos, momento en el que se permitirá el acceso a la sala de una persona de cada uno de los partidos para "comentar, ayudar o acompañar" a su candidato.
Mientras tanto, los dos grandes partidos siguieron ayer con su particular intercambio de golpes a base de promesas electorales.
Rajoy aseguró que si preside el Gobierno garantizará por ley que todos niños de entre 0 y 3 años tendrán plaza en una guardería y el ministro de Sanidad, Bernat Soria, prometió que si los socialistas siguen al frente del Ejecutivo terminarán con el "garrafón" (alcohol mal destilado) y rebajarán el precio de los preservativos.
Con la campaña centrada en saber cuánta diferencia habrá finalmente el 9-M entre PSOE y PP, desde la tercera fuerza de ámbito nacional -Izquierda Unida (IU)- su coordinador general, Gaspar Llamazares, hizo un llamamiento a combatir el "bipartidismo".
Llamazares apeló al "voto valiente", insatisfecho, rebelde y firme frente al "miedo" de la derecha que representa el PP y al "continuismo" del PSOE para recuperar los "sueños" de la izquierda.
El líder de IU se identificó con el "puño cerrado de la izquierda, los rojos, los verdes" y no con la "mano dura de la derecha", ni con la "mano en garra" de los socialistas.