Ariela Kader, el arte desde otra perspectiva
Llevo ya más de seis años trabajando y explorando con bolsas plásticas y de basura. Gerson Vargas/La República
Enviar

Para algunos son solo desperdicios, para ella es más que eso. Es su vida, su pasión y su trabajo.

Ariela Kader, una tica radicada en Estados Unidos, forma magníficas obras de arte con la basura que dejan las personas, las cuales se pueden apreciar desde su sitio web arielakader.com.

Pero, ¿cómo nace esta iniciativa? Conversamos con ella para que nos contara un poco acerca de esto.

¿En qué se basa para construir las obras?
Me inspira muchísimo ponerle atención a cómo la gente consume y desecha, no solo lo que bota sino cómo lo bota y cómo eso se da de maneras diferentes según los lugares y ciudades, convirtiendo mis obras en retratos de un momento y un lugar específico. Llevo ya más de seis años trabajando y explorando con bolsas plásticas y de basura.

¿Por qué decide irse a vivir a Nueva York?
Desde pequeña me ha encantado el arte y desde siempre supe que quería estudiar algo relacionado con ello; por todo lo que uno ve en revistas, libros, películas, museos y en Internet, Nueva York estaba como opción número uno en mi lista. Y así fue como hace ya siete años y medio, decidí cambiar el verde por el gris, me mudé para estudiar Fine Arts en Parsons The New School for Design. En mayo de 2013 obtuve mi título y empecé a trabajar en el Children’s Museum of the Arts en TriBeCa como profesora en el Media Lab, y en Grey Area como asistente de la directora de diseño y freelance de fotografía. En ese tiempo también expuse mis obras en varias exhibiciones y ferias de arte en Estados Unidos y en Costa Rica.

¿En qué está trabajando en este momento?
Trabajo como asistente de curaduría y comunicaciones en No Longer Empty, una organización que hace exhibiciones en lugares abandonados en Nueva York y activa el espacio con programas educativos para la comunidad inmediata. También fui elegida para participar en una residencia de arte de seis meses en Trestle Gallery y Brooklyn Art Space en Gowanus. En cuanto a mi arte, estoy trabajando en una serie de obras que se llaman “Plastic Portraits” donde uso bolsas plásticas que he recolectado en los últimos años para crear composiciones visualmente atractivas que retratan una ciudad específica a través de las bolsas que sus negocios ofrecen. A estas obras siempre les meto una bolsa de Costa Rica para representarme a mí como turista en esa ciudad, una tica “camuflada” entre el montón.

¿En qué se distingue su trabajo?
Digamos que cada vez que la gente me dice algo como: “¡Ay, ayer vi una bolsa de basura y pensé en usted!” o “le conseguí una bolsa plástica super chiva”, me pongo muy feliz y me siento halagada porque he logrado que la gente entienda lo que hago, lo que me apasiona y lo que me diferencia de los demás: la basura, las bolsas plásticas y el hecho de que soy la “trash girl”. También me encanta impartir talleres donde les enseño a los participantes a recolectar, limpiar y transformar la basura en arte.

¿Qué le falta lograr?
Todo, siempre tengo sed y ganas de más. Cuando expuse mi primera obra ya estaba viendo en cuál otra exhibición iba a participar, cuando estaba en una residencia de arte en Islita ya estaba aplicando a residencias de arte en Berlín, ahora que ya he enseñado obras en un group show quiero tener un show solo para mí.

En un futuro me gustaría regresar a Costa Rica y resolver el problema por el cual yo me fui, falta de educación y apoyo al arte contemporáneo. Me encantaría crear un espacio dedicado al arte, la creatividad y la imaginación donde personas de cualquier edad y hasta familias completas puedan venir y aprender sobre la historia del arte mientras viven y se empapan de él.


Ver comentarios