Enviar
Argentina va contra petroleras

El Gobierno argentino anunció ayer que investiga a la petrolera española Repsol, la anglo-holandesa Shell, la estadounidense Esso y la brasileña Petrobras por "abuso de posición dominante" en el mercado de gasóleo.
La denuncia fue presentada a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (antimonopolio) al detectarse "sobreprecios" de hasta el 30% en el precio mayorista del gasóleo con relación al minorista, señaló el ministro de Planificación, Julio De Vido, en rueda de prensa.
Dijo que hay una "grave distorsión" de precios que afecta tanto al transporte público, subsidiado por el Gobierno, como al de cargas, por lo que se formó una comisión especial para analizar la situación mientras avanza la investigación antimonopolio.
"No es lo mismo comprar al por menor que al por mayor", apuntó De Vido al remarcar que el precio mayorista debería ser menor al minorista.
Subrayó que el Gobierno no permitirá la existencia de "monopolios y grupos de poder que distorsionan las variables del mercado" y explicó que la investigaciones comenzaron a raíz de denuncias de siete cámaras de empresas transportistas que compran el combustible "a granel" (al por mayor).
El ministro de Planificación señaló que espera tener un diálogo de buena voluntad con los directivos de Repsol, propietaria de la petrolera local YPF y accionista mayoritario del grupo hispano-argentino Repsol YPF, para tratar este asunto.
Comentó que lo mismo espera de los directivos "regionales o mundiales" de Shell en vista de que el presidente de la filial de Argentina, Juan José Aranguren, es "un sistemático opositor" del Gobierno peronista de Cristina Fernández.
El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, indicó a su vez que YPF controla el 65% del mercado de gasóleo, secundada por Shell con el 20% y Esso (Exxon) con el 9%, mientras que Petrobras y la argentina Oil se dividen el resto.
"Creemos que algunas compañías son mas responsables que otras, porque tienen el grueso de la distribución", comentó Schiavi en referencia a YPF y Shell.
Dijo que las petroleras fueron denunciadas por afectar al transporte público con acciones destinadas "a generar un sobreprecio en el valor de venta de combustible a granel respecto del mismo producto vendido en gasolineras".
En este sentido, señaló que hay sobreprecios que llegan al 30% con un promedio de "de todo el país" del 8,4%.
"Si se extrapolan estas cifras por la cantidad de litros y el consumo hablamos de un sobreprecio anual estimado de $808,3 millones que constituye una cifra enormemente grande y le quita sustentabilidad al transporte", aseguró Schiavi.
El secretario de Transportes subrayó que se investigará "a fondo por qué ha sucedido esto" en el mercado de combustibles por más que el problema de precios responda a "contratos entre privados".

Buenos Aires/EFE

Ver comentarios