Enviar
Argentina promueve reparto de utilidades

El gobierno argentino está promoviendo un proyecto de ley que requeriría a las empresas distribuir el 10% de sus ganancias entre los empleados, decisión que los líderes empresariales dicen que viola los derechos de propiedad y podría afectar la inversión en la segunda economía más grande de Sudamérica.
Héctor Recalde, legislador de 72 años de edad de la alianza Frente para la Victoria de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, dijo que su propuesta permitiría a los empleados beneficiarse con las crecientes ganancias de los bancos y otros sectores. Sus opositores dicen que disuadiría la expansión de las empresas, así como la compra de nuevo equipo y las contrataciones. La Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados de la Nación debatirá el proyecto de ley esta semana.
“Argentina necesita urgentemente más inversiones, y esto va a tener un efecto totalmente negativo en el empleo”, dijo Diego Pérez Santisteban, presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina. “Puede inhibir a quienes tienen planes de invertir”.
La propuesta, que líderes de la oposición dicen que pueden respaldar, llega en un momento en que los bancos, las empresas de telecomunicaciones y los productores de alimentos se benefician con el crecimiento económico del país. La economía argentina se expandirá 9% este año, el mayor crecimiento desde 2005, según pronósticos del Banco Central, tras un crecimiento de 0,9% el año pasado. El plan podría aumentar el apoyo de los sindicatos a Fernández de cara a las elecciones presidenciales en octubre del año próximo, dijo Analía Del Franco, analista política que encabeza la firma de encuestas Analogías en Buenos Aires.
“En la Argentina, la capacidad de gobernar está cercanamente relacionada con el control y el apoyo que el gobierno tiene de los sindicatos”, dijo Del Franco en una entrevista telefónica.
La propuesta de Recalde cita una ley similar en países como México, en donde las empresas tienen que compartir el 10% de sus ganancias, así como leyes en Brasil, Chile y Perú.
Nueve años después de que Argentina incumplió el pago de deuda por un monto récord de $95 mil millones, la inversión extranjera directa en el país es una de las más bajas entre las principales economías de Sudamérica. En el primer semestre de 2010 totalizó $2.200 millones, frente a $17.100 millones en Brasil, $8 mil millones en Chile, $4.100 millones en Colombia y $3.400 millones en Perú, según la Comisión Económica para América Latina, con sede en Santiago.

Buenos Aires
Bloomberg
Ver comentarios