Argentina pretende mejorar relaciones con Cuba
Enviar
Argentina pretende mejorar relaciones con Cuba

Mandataria Fernández llegó a La Habana para reunirse con Raúl Castro y apoyar la eliminación del bloqueo comercial que Washington aplica a este país

La presidenta argentina, Cristina Fernández, llegó a La Habana para una visita oficial de tres días que coincidirá el martes con la toma de posesión en Washington del nuevo mandatario estadounidense, Barack Obama.
La agenda de Fernández incluye hoy una entrevista con su colega cubano, el general Raúl Castro, y el miércoles seguirá hacia Caracas para reunirse con el mandatario venezolano, Hugo Chávez.

La presidenta llega a la isla tras otros gobernantes de América Latina que han visitado Cuba con un mensaje para Obama: que elimine el bloqueo comercial que Washington aplica a este país desde 1962.
La precedieron sus colegas de Panamá, Martín Torrijos, y de Ecuador, Rafael Correa. En febrero llegará la chilena Michelle Bachelet y posteriormente el mexicano Felipe Calderón, entre otros.
En 2008 estuvieron en Cuba el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dos veces, el uruguayo Tabaré Vázquez una, y Chávez en varias ocasiones. También los presidentes de China, Hu Hintao, y Rusia, Dmitri Medvedev.
Diplomáticos y analistas comentan que en los once meses que lleva como presidente titular, Raúl Castro ha logrado un deshielo de las relaciones internacionales cubanas sin precedente en décadas, en especial con los demás países latinoamericanos.
La gira de Fernández se enmarca también en la creciente independencia latinoamericana frente a Estados Unidos.
Hasta hace poco era impensable que un presidente suramericano viniera a Cuba a ver la posesión de un mandatario estadounidense desde el balcón de enfrente: el malecón de La Habana.
El avión de Fernández aterrizó poco antes del amanecer del domingo en el aeropuerto José Martí, donde la esperaba el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, con un ramo de flores.
Esta es la primera visita oficial a Cuba de un jefe de Estado de Argentina desde la que hizo Raúl Alfonsín en 1986 y se produce una semana después de la fecha anunciada inicialmente.
Según explicó la misma Fernández, una descomposición por “un cuadro de deshidratación”, sumada a sus “crónicas” bajadas de presión sanguínea, la obligaron a postergar la gira.
En la agenda no está incluida una entrevista con el convaleciente ex presidente Fidel Castro, que no se reunió con Torrijos ni Correa.
La visita estará marcada en buena parte por el caso de la neuróloga cubana Hilda Molina, que desde 1994 espera la autorización de su gobierno para reunirse con su familia en el país austral.
Molina ha pedido una entrevista con Fernández, al igual que varios disidentes cubanos, pero fuentes del Gobierno de Buenos Aires ya han advertido que esas reuniones están fuera de la agenda.
Fernández llegó a Cuba acompañada de varios ministros y un centenar de funcionarios, parlamentarios y empresarios.
En los planes argentinos figura la reactivación de la cooperación con Cuba en ciencia, tecnología y turismo, entre otros campos. Además, revertir la caída del comercio bilateral, indicaron fuentes oficiales de ese país.
Argentina exportó a Cuba productos por $61,4 millones en los primeros nueve meses de 2008, con una caída interanual del 23%. Las compras a la isla sumaron $1,8 millones, 12% menos que en igual lapso de 2007.

La Habana
EFE

Ver comentarios