Foto 1
Enviar

Arbitraje de tasas, buen negocio


Las operaciones de arbitraje de tasas de interés de distintas divisas (conocidas como “carry trade”) están reportando los niveles más altos de dinero en un año a los inversores en tanto la arriesgada política estadounidense con respecto al presupuesto hizo retroceder las estimaciones relativas al momento en que la Reserva Federal comenzará a reducir su programa de estímulo monetario.

El índice G-10 FX Carry Basket de Deutsche Bank AG avanzó 4,7% desde el 30 de agosto, aprestándose a su mayor aumento en dos meses desde que subió 4,8% en junio y julio de 2012. La confianza en las operaciones a través de las cuales los inversores se endeudan en países con tasas de interés bajas y utilizan lo producido para invertir en aquéllos con tasas de interés más altas también se vio respaldada por la volatilidad más baja desde enero.

La recuperación del “carry trade”, que perdió dinero durante cuatro meses consecutivos hasta agosto en la regresión más prolongada desde 2011, es un buen presagio para monedas como el real de Brasil y el rand de Sudáfrica. Los responsables de la política de la Fed mencionaron el mes pasado los riesgos derivados de una parálisis administrativa estadounidense como motivo para continuar inyectando $85.000 millones mensuales en la economía comprando bonos. BlackRock Inc. y Pacific Investment Management Co. dijeron que el banco central aplazará la reducción.

“Da vía libre a estas operaciones destinadas a captar el diferencial positivo de rendimiento”, dijo ayer en una entrevista telefónica Steven Englander, responsable global de la estrategia del Grupo de 10 monedas en Citigroup Inc. de Nueva York. “Los grandes riesgos para el carry trade eran los riesgos de los mercados financieros asociados al posible quebrantamiento del techo de la deuda, y la otra cosa que desapareció del panorama es la reducción de compras de la Fed”.

El gobierno estadounidense retomó su actividad el jueves después de haber estado parcialmente cerrado durante 16 días conforme el Congreso casi agotó la capacidad de endeudamiento del Tesoro, con el riesgo de una posible cesación de pagos.

“La solución del problema del techo de la deuda estadounidense podría ahora allanar el camino a una ola de compras en los mercados emergentes globales”, escribieron en un informe fechado ayer estrategas de Société Générale SA encabezados por Benoît Anne en Londres.

Los inversores globales retiraron US$26.000 millones de fondos en bonos de mercados emergentes entre el 29 de mayo y el 18 de septiembre, que representan un 10 por ciento, aproximadamente, de sus activos totales, según Barclays Plc, que cita datos de EPFR Global.

Un índice de Bloomberg que hace un seguimiento de las monedas de los mercados emergentes cayó una media de 7,4 por ciento entre el 1º de mayo y el 30 de agosto. El indicador ha subido 4,8 por ciento desde que alcanzó un mínimo en cuatro años el 5 de septiembre.

El real brasileño subió 1,3 por ciento, hasta 2,1523 por dólar ayer, el aumento más grande desde el 30 de septiembre, muestran datos compilados por Bloomberg. El rand sudafricano subió 0,5 por ciento hoy, hasta 9,7745 por dólar el nivel más alto desde el 20 de septiembre.

 

Ver comentarios