Apertura no toca a seguros obligatorios
La falta de incursión de las aseguradoras privadas en la venta de ambos seguros es más una decisión comercial, dijo Tomás Soley, superintendente de seguros. Marco Monge/La República
Enviar

Empresas no se animan a competir en este nicho

Apertura no toca a seguros obligatorios

Especialización, costo y requerimientos de logística llevan a elegir otros segmentos

Elegir cuál producto se adapte a mis necesidades por cobertura, precio e idoneidad no es una opción a corto plazo en los seguros obligatorios.

201403022304190.n33.jpg
Las aseguradoras privadas no planean incursionar en este nicho, aunque la Sala Constitucional haya despejado los nublados jurídicos y avalado esta opción.
Si bien, hay empresas que han hecho consultas técnicas a la Superintendencia General de Seguros (Sugese), para ver si pueden vender este tipo de productos, ninguna se anima a dar el paso a cuatro años de la apertura.
Esto es más una decisión comercial a criterio de Tomás Soley, superintendente de seguros.
“Las empresas definen en su estrategia comercial los nichos que pretenden servir en el mercado. Además del Seguro de Riesgos del Trabajo y el Seguro Obligatorio de Automóviles, hay otras líneas que no son aún ofrecidas por las empresas de reciente ingreso”, agregó.
Para nadie es un secreto que los vaivenes legales influyeron en el tibio acercamiento a los seguros obligatorios. Sin embargo, el costo y la logística también pesan en que las aseguradoras tomen el tema con calma.
Solo el año anterior, el Instituto Nacional de Seguros (INS) desembolsó $161 millones en el pago de siniestros asociados al Seguro de Riesgos del Trabajo.
“Para llevar estos productos al cliente final se requiere la interacción de muchas partes, terceros y canales de distribución”, explicó Sergio Ruiz, gerente general de Assa Seguros.
El interés por entrar en este nicho es claro, pero en un futuro. La idea es ofrecer las pólizas a sus clientes corporativos.
“El mercado es atractivo si se toman en cuenta los volúmenes, ya que los márgenes en estos productos son bajos y la siniestralidad es muy alta”, recalcó Ruiz.
En Seguros del Magisterio no visualizan de momento el ingreso al nicho de seguros obligatorios y los generales están bajo análisis.
“Por lo menos en el mediano plazo la aseguradora no piensa en incursionar en este tipo de seguros. La prioridad en este momento es consolidarnos en el negocio de los seguros personales”, indicó Rafael Monge, gerente general.
Al igual que para otras aseguradoras, el mercado resulta atractivo por volumen aunque escapa a sus planes.
Los seguros obligatorios son los más importantes para el INS. “Podría darse una reducción en la cartera, no obstante el Instituto se ha preparado para disponer de la mejor infraestructura y prestaciones médico sanitarias. Además de contar con una experiencia, que muy pocos tienen en América Latina”, dijo Eduardo Fernández, jefe de Dirección de Seguros Solidarios.
El INS lleva la delantera sobre la competencia en equipamiento. Para la atención de accidentes y enfermedades tiene el Hospital del Trauma y 25 centros médicos regionales.
No obstante, la aseguradora cuenta con una desventaja con respecto al resto y es que ante la falta de modificación al artículo 221 del Código de Trabajo, el INS debería atender a todos los no asegurados, que sufran un accidente laboral.
El Seguro de Riesgos del Trabajo reporta 1,2 millones de personas aseguradas a enero del presente año, mientras que en el Seguro Obligatorio de Automóviles se estima hay poco más de 1,1 millones de recibos al cobro.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios