Enviar
Movistar y Claro retan negocio de llamadas al extranjero
Apertura aviva lucha en larga distancia
Kölbi baja costos hasta en un 76% en servicio internacional

El desafío planteado por la apertura abrió un nuevo campo de batalla que va más allá de la telefonía celular. Se trata del mercado de las llamadas internacionales.
La llegada de Claro y Movistar al país trajo el lanzamiento de nuevas ofertas comerciales en este nicho, generando un remezón en tarifas y planes.
En lo que a la presencia global se refiere, la española Movistar está presente en 26 países de Europa, Centroamérica y Suramérica especialmente; mientras que Claro en 18, en especial de Latinoamérica.
Si por ejemplo se requiere enlazar una llamada desde El Salvador a Costa Rica, basta con que el usuario encienda su teléfono y este automáticamente buscará la red Claro o Movistar (según el chip costarricense que posea), previa habilitación del servicio.
El cliente solo marca el código de Costa Rica y el número a llamar y se efectúa la comunicación, sin tener que interconectarse a otras operadoras.
Esta es una desventaja que posee Kölbi, que por años ha tenido que negociar contratos de interconexión a nivel internacional.
La interconexión implica cobros adicionales que encarecen la llamada, pues de allí se obtiene el margen de ganancia de cada una de las redes por donde pasa la comunicación.
Aun así, el operador estatal no baja la cabeza ante el desafío y ha decidido enfrentar la pelea. El mes pasado lanzó un nuevo esquema de paquetes y tarifas para el viajero.
Los planes benefician especialmente a quienes salen del país y requieren comunicarse con Costa Rica.
La reducción fue por el orden del 50% en llamadas desde Centroamérica y de hasta un 76% desde Europa.
Otro segmento donde la pelea se ha avivado es en la creación de planes corporativos.
Antes la oferta establecía pocas opciones para que gente de negocios accediera al roaming internacional como beneficio empresarial, dejando los trámites casi exclusivamente a nivel personal.
Ahora, las empresas pueden negociar directamente con cualquiera de los proveedores por paquetes mensuales, que por volumen resultan menos costosos para el usuario.
En este segmento, la vigilancia del consumo que haga el trabajador recae sobre la empresa, que puede definir la cantidad de minutos a utilizar por cada colaborador.
El tema de las tarifas es algo que queda por fuera de la regulación local, debido a que se trata de costos que asumen los operadores locales con empresas telefónicas de otras naciones.
Jurídicamente, aunque se haga la llamada a través de un proveedor local, al final involucra a terceros, por lo que dependerá de las negociaciones a las que hayan llegado entre empresas.
La información sobre el tráfico de llamadas y la cantidad de minutos que genera cada proveedor se desconoce, por ser confidencial.

Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios