Enviar
Anulado testimonio de Montesinos

Tribunal adoptó decisión después de que el ex asesor anunciara que ya no respondería las preguntas de la Fiscalía

Lima
EFE

El tribunal peruano que juzga al ex presidente Alberto Fujimori declaró este miércoles nulo y sin valor el testimonio del ex jefe de los servicios secretos, Vladimiro Montesinos, que el lunes había exculpado al acusado de violaciones a los derechos humanos.
El presidente del tribunal, César San Martín, estimó que la conducta del ex brazo derecho de Fujimori resultó “claramente lesiva” al proceso y que por consiguiente su declaración “no tiene valor ni efecto alguno” a los fines de la causa.
El magistrado criticó el hecho de que Montesinos aceptó en un primer momento someterse al interrogatorio (que se preveía podía durar tres semanas), pero luego “abruptamente” decidió no hacerlo tras hablar por más de dos horas en la primera sesión.
En la audiencia 77 del juicio a Fujimori, iniciado en diciembre, el tribunal dio lectura a una resolución en que precisa que el ex asesor no actuó con la buena fe exigida a un testigo y que incurrió en una “clara ruptura de la legalidad al subvertir el orden en el juicio”.
Ante la imposibilidad de conminar al testigo a que se someta al interrogatorio por acogerse al derecho al silencio, el tribunal resolvió que sus afirmaciones “carecen de eficacia procesal y por tanto son de valoración prohibida”.
Tanto la defensa del procesado ex mandatario y la parte acusadora expresaron su conformidad con la decisión del tribunal y coincidieron en censurar a Montesinos.
El fiscal José Peláez, que ha pedido se condene al ex presidente a 30 años de cárcel, dijo que Montesinos acudió al juicio para “intentar burlarse y mofarse de sus acusadores y testigos, en una actitud de provocación”.
Sin embargo hizo notar q
ue Fujimori mostró “signos de aceptación implícita” de lo que decía Montesinos.
En la audiencia del lunes el ex jefe de los servicios de inteligencia, quien gozó de gran poder durante el gobierno fujimorista (1990-2000), liberó de culpa a Fujimori por las matanzas de Barrios Altos y de la Universidad La Cantuta, en 1991 y 1992, en que 25 fueron asesinadas por un escuadrón militar clandestino.
También elogió la estrategia del gobierno de Fujimori para combatir a la guerrilla maoísta Sendero Luminoso. De paso, aprovechó para decir que él como asesor y responsable de los servicios inteligencia tampoco tenía responsabilidad en crímenes contra los derechos humanos.
El abogado César Nakazaki, defensor de Fujimori, se quejó también de la actitud del ex asesor. Nakazaki aseveró que su patrocinado queda en una situación de indefensión respecto de acusaciones que años atrás le lanzó Montesinos.
Tras ser capturado y traído de Venezuela en 2001, Montesinos declaró a comisiones parlamentarias y a la prensa que sólo se limitaba a cumplir las órdenes que le impartía Fujimori.
Incluso instó al ex mandatario a “responder como hombre” y venir a Perú y no refugiarse en Japón, la tierra de sus ancestros donde se había exiliado.
En el lado de la acusación, Ronald Gamarra, abogado de los familiares de las víctimas de las dos matanzas, estimó que Montesinos tuvo la clara intención de perturbar el juicio.
“Pero ahora con la decisión del tribunal es como si nunca hubiese asistido”, anotó.


Ver comentarios