Luis Alberto Muñoz

Luis Alberto Muñoz

Enviar
Viernes 24 Diciembre, 2010


Anticristianismo


Existe una preocupante tendencia solapada de prejuicio religioso que se incorpora silenciosamente en la sociedad costarricense.
Se trata de un odio escondido que se hace manifiesto a través de burlas y críticas en apariencia inofensivas, no solo de tipo anticlerical, sino que pretenden menospreciar los valores éticos del cristiano ante los problemas actuales de la humanidad.
Desde la palestra política o social, esta expresión de intolerancia religiosa busca por distintos medios ridiculizar a los seguidores del cristianismo, presentarlos como una especie de seres inmaduros y atrasados, enemigos del “progreso” y de la supuesta modernidad.
Esta es hoy en día una forma de anticristianismo.
Ataques infundados en la opinión pública, campañas mediáticas contra el clero y la suplantación sistemática del significado de las fiestas religiosas, como la Navidad, son parte de este nuevo adoctrinamiento.
A través de la historia, esta animadversión ha llevado a justificaciones individuales o colectivas de la violencia, como lo fue el antisemitismo europeo ejecutado por el nazismo.
Actualmente, la Iglesia Católica y su doctrina social institucionalizada por más de 2 mil años, representan un incómodo cimiento y obstáculo para la propagación de la cultura de muerte: la guerra, el aborto, la eutanasia.
Las enseñanzas y el estilo de vida que inculca el cristianismo a sus seguidores son una afrenta contra ciertas tendencias ideológicas, pero principalmente aquellas que pregonan la deshumanización.
La libertad religiosa es tan indispensable como cualquier otra libertad, y trascendental para el concepto de democracia.
Cualquier indicio de discriminación, desde la que se intenta invisibilizar a través de humor o la que se profesa sin escrúpulos, debe ser rechazado. Esto incluye el respeto con que los creyentes deben tratar a los no creyentes.
Costa Rica ha sido un país libre, donde las personas tienen como derecho consagrado emprender ese íntimo camino por la búsqueda de la Verdad, sin ser perseguidos ni ridiculizados.
Hoy es Nochebuena, una preparación para la Natividad, fecha que conmemora el nacimiento de Jesucristo. Sin ningún temor, ¡Feliz Navidad!

Luis Alberto Muñoz