Ante nuevo rescate: Irlanda
Enviar
Ante nuevo rescate: Irlanda

Los costos crediticios de Irlanda podrían indicar que el gobierno necesitaría un segundo rescate en momentos en que el país tiene problemas para enfrentar el impacto de la peor crisis bancaria de la zona del euro hasta la fecha.
Los bonos irlandeses a octubre de 2020, que se consideran la referencia, rindieron un 7,13%, menos de un punto porcentual que el nivel que llevó al estado a solicitar un rescate internacional en 2010.

También es más alto que los bonos comparables de España, que en junio pidió a la Unión Europea $124 mil millones para contribuir a rescatar sus bancos.
“En este punto, un segundo rescate para Irlanda es la opción más plausible”, dijo Chris Johns, que administra unos $7 mil millones en State Street Global Advisors en Dublín.
“Una de las principales razones por las que Irlanda no puede volver a los mercados es que los inversores están muy preocupados respecto de la solvencia, y eso se debe en parte a la deuda bancaria”, dijo.
La ambición de Irlanda de recuperar la soberanía económica y tomar crédito en el mercado de bonos luego de una ausencia de casi dos años queda en duda debido al deterioro de la crisis europea.
Los inversores temen que Italia pueda tener que seguir los pasos de España y pedir ayuda conforme los gobernantes europeos discuten sobre cómo resolver una emergencia que amenaza la viabilidad del euro.
El gobierno del primer ministro Enda Kenny presiona a los gobernantes europeos a compartir la carga de $38 mil millones de euros del rescate de Anglo Irish Bank Corp. y al Banco Central Europeo a comprometerse a proporcionar fondos al sistema financiero.
El ministro de Medio Ambiente irlandés, Phil Hogan, dijo que esperaba que el resto de Europa entienda que el país “no puede hacer frente a su deuda bancaria sumada a sus créditos soberanos”.
El costo de rescatar el sistema bancario llevará este año la deuda del país al 116% del producto interno bruto, en comparación con un promedio de la zona del euro de 92%, según cifras de la Comisión Europea.
Irlanda experimentó la crisis bancaria más cara de las economías avanzadas desde la Gran Depresión, según el Fondo Monetario Internacional.
El estado vendió bonos por última vez en septiembre de 2010, conforme los inversores comenzaban a rehuir la deuda gubernamental en un contexto de temor a que la magnitud de la crisis bancaria pudiera llevar al país a la quiebra.
“Si continuamos por este rumbo, sin solución a la deuda bancaria, entonces es probable que necesitemos un segundo rescate”, dijo Gavin Blessing, un analista de Canaccord Financial Inc. en Dublín.

Bloomberg

Ver comentarios