Andaderas bajo la lupa
Enviar

Andaderas bajo la lupa

El Ministerio de Salud al amparo de la Convención sobre los Derechos del Niño en cuanto a garantizar un ambiente sano para esta población, recomienda abandonar el uso de la andadera para niños, debido a que supuestamente incrementan la ocurrencia de lesiones de diferente grado.
Además de los múltiples accidentes que pueden ocasionar las andaderas, varios estudios de igual manera determinan que pueden tener repercusiones negativas en el desarrollo físico, motor y cognitivo, según Salud.
“El uso de andaderas es inseguro para los niños y niñas; se incrementan la ocurrencia de lesiones de diferente grado, y además no acelera el proceso de aprender a caminar, más bien lo retarda, y puede tener repercusiones negativas en su desarrollo físico, motor y cognitivo”, explica Gabriela Castro, directora de la Dirección Nacional de Nutrición del Ministerio de Salud.
Las andaderas aumentaría en un porcentaje importante la ocurrencia de lesiones. Entre 85% y 90% de las lesiones provocadas son lesiones en la cabeza, las cuales pueden llegar a producir condiciones de discapacidad o de riesgo para la vida, de acuerdo con Salud.
Por otra parte, la andadera no favorecería la conducta del gateo a criterio de la cartera. Este último provee una serie de estímulos cognoscitivos y de desarrollo motor, que son importantes para las fases posteriores de desarrollo.
“Se ha demostrado que el uso de la andadera más bien retarda de uno a dos meses el proceso de aprender a caminar por si solo. Lo anterior se explica porque el cerebro se habitúa a asociar la habilidad de caminar con el uso de la andadera. Por ello al momento de quitarla, se afecta la seguridad en si mismo y su estabilidad”, afrimó Castro. 

Maria Siu Lanzas
[email protected]

Ver comentarios