América Latina se beneficia de la devaluación cambiaria
Los países latinoamericanos productores de materias primas podrían terminar siendo los mayores ganadores gracias a las monedas más débiles. Shutterstock/La Républica
Enviar

América Latina se beneficia de la devaluación cambiaria

 En medio de la peor caída cambiaria en los mercados emergentes desde la crisis financiera global, algunos países en desarrollo pueden esperar una salvación.
Los países latinoamericanos productores de materias primas, que han visto caer los tipos de cambio hasta mínimos récord, podrían terminar siendo los mayores ganadores en tanto sus exportaciones se vuelven más baratas y atractivas.
Los fabricantes de estos países se aprestan a beneficiarse después de perder su ventaja competitiva en los mercados globales en la última década cuando los precios más altos de las mercancías, desde el cobre hasta el petróleo, hicieron subir las monedas y aplastaron la producción local.
El peso de Colombia, luego de un ajuste por datos comerciales e inflación, cayó 25% en el último año, según datos hasta julio del Banco de Pagos Internacionales.
El real de Brasil se desplomó 18% según ese indicador, en tanto la moneda de México perdió 12%. China, que desató la ronda más reciente de agitación con la devaluación de la semana pasada, vio el mayor aumento -15%- al evaluar los datos comerciales y la inflación.
“Algunas de estas caídas abruptas en las monedas de los mercados emergentes no son algo malo teniendo en cuenta el panorama del crecimiento y la prima de impulsar las exportaciones”, dijo Nicholas Spiro, director ejecutivo de Spiro Sovereign Strategy, una firma asesora en Londres. “Siempre y cuando no afecten la estabilidad financiera”.
El empujón al crecimiento gracias a las monedas más débiles tiene lugar en un momento oportuno para América Latina, donde este año se pronostica que la economía en su conjunto no verá ningún crecimiento, con el peor desempeño de todas las regiones del mundo, según economistas encuestados por Bloomberg.
Los aumentos competitivos provenientes de un tipo de cambio real más bajo serán un viento de cola para países como Colombia y México, dijo Ilan Solot de Brown Brothers Harriman.
El sector industrial de México se apresta a beneficiarse con una combinación de un peso más débil y un mayor crecimiento en los Estados Unidos, su principal socio comercial, según Chris Chapman, operador con sede en Londres en Manulife Asset Management.
“Es una economía que viene trabajando para avanzar con reformas y está posicionada como para beneficiarse con un Estados Unidos más fuerte”, dijo Chapman, cuya firma tiene a su cargo $302 mil millones. “De hecho, gran parte de la industria que antes habría dependido de Canadá se ha trasladado a México”.
Mauricio Cárdenas, el ministro de Finanzas de Colombia, que en 2013 dijo que la fortaleza del peso era “la madre de todos los problemas”, celebró su caída hasta un récord este mes.
 

Bloomberg

 

Ver comentarios