Enviar

¿Amenaza China el crecimiento global?

China continuará persiguiendo el desarrollo de su economía, siempre y cuando pueda mantenerla bajo control; lo que implica que sus decisiones sí podrían tener un impacto negativo en la recuperación de la economía global


Esta es una pregunta que desde hace algún tiempo se encuentra en la cabeza de los economistas y analistas del mercado y que en términos simples podría ser fácil de inferir, ya que China se ha convertido en la segunda economía más grande del planeta.
Desde el punto de vista de consumo, China ha influido en el mercado internacional de manera significativa, ya que cuando sale al mercado a comprar lo hace en cantidades realmente importantes que impactan el mercado.
En este sentido, vale la pena considerar que uno de los grandes problemas del país asiático es que su infraestructura todavía está atrasada o al menos no es lo suficientemente completa como para hacer frente al desarrollo de una superpotencia; por ello la demanda de materias primas por parte de este país continuará siendo atractiva.
Por otra parte, considerando la oferta de productos, China ha incrementado su presencia en varios mercados, incluyendo el latinoamericano, donde compite fuertemente en la industria textil, plástica y de manufactura en general.
Pero el gran país asiático no deja de tener sus propios problemas, ya que en los últimos seis meses ha incrementado su tasa de interés por cuarta vez, en un esfuerzo por controlar su política monetaria y evitar el sobrecalentamiento de su economía.
Esta situación tomo por sorpresa a muchos analistas que consideraban que la economía China había disminuido lo suficiente su ritmo de crecimiento y por ende no se deberían esperar ajustes significativos en sus políticas monetarias.
Pero la economía China también carga con otra gran duda y es la aceleración de su propia inflación interna. El gobierno tenía un estimado anual de un 4%, que fue superado por la cifra reportada de febrero que alcanzó el 4,9% y que si bien muchos consideran que las ganancias obtenidas por el manejo de la moneda podrían compensar el impacto inflacionario, para el ciudadano común los precios de los bienes consumidos internamente continúan subiendo.
La consecuencia de estas situaciones es clara, China continuará persiguiendo el desarrollo de su economía, siempre y cuando pueda mantenerla bajo control; lo que implica que sus decisiones sí podrían tener un impacto negativo en la recuperación de la economía global. Una señal de lo anterior, aunque parezca obvio, es la ligera variación hacia la baja que están mostrando algunas materias primas.


Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta

Ver comentarios