Enviar
Pensionados comienzan a ver mejora en rendimientos tras un año de pérdidas
Alza en tasas de interés beneficia pensiones
Baja en inflación también permitirá un ascenso en las ganancias

Daniel Chacón
[email protected]

Las pérdidas que registraron los trabajadores en sus fondos de pensión durante casi un año ya comenzaron a revertirse.
La nebulosa de la crisis financiera ya pasó la etapa de estragos sobre los valores en los que invierten las Operadoras de Pensiones Complementarias (OPC).
De este modo, el incremento en las tasas de interés y las previsiones de una inflación más baja están ayudando a revertir la tendencia negativa para volver a números positivos.
La finalidad de estos fondos de pensión es generar rentabilidades positivas, pero con poco riesgo, por eso también tienen limitantes para comprar instrumentos de inversión de alto riesgo, aunque paguen un interés alto.
El promedio de la tasa básica pasiva ronda el 12%.
Esta situación argumentaría la viabilidad para que las OPC obtengan un rendimiento anual real por encima del 3% sin mayor esfuerzo, siempre y cuando la inflación sea de un solo dígito.
Por ello es de esperar que el rebote positivo en las tasas de los ahorros de jubilación de los afiliados a las OPC empiece a generar ganancias.
“La inflación anualizada del primer trimestre de 2009 es bastante baja, por lo tanto, de mantenerse esa conducta, las carteras mejorarán en términos reales. Otro punto que se ha de analizar es la reinversión
de recursos con la estructura de tasas de interés actuales (antes eran incluso de un dígito), las cuales son mayores que la inflación”, indicó Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena OPC y presidente de la Asociación de Operadoras de Pensiones Complementarias.
En el caso de las inversiones en dólares, los rendimientos promedian el 7%. De cumplirse una devaluación m
ayor del 5% anual, se obtendrían rendimientos por encima de la inflación esperada para este año.
“El 2009 mantiene una dosis de incertidumbre con respecto al comportamiento futuro de las tasas de interés, así como las expectativas de los agentes relacionados con la inflación, tipo de cambio y otras variables que inciden sobre el horizonte de inversión. Una expectativa de inflación de un 9% y tasas de interés de un 12% supondrían una mejora en el rendimiento real de las pensiones”, analizó Catalina Ureña, gerente
financiera de IBP Pensiones.
En este momento, la rentabilidad anual real es del -7,58%, la cual no puede conceptualizarse como pérdida porque existe la posibilidad de que esta mejore en el tiempo. Sin embargo, esta cifra es mejor que el -11,31% a noviembre anterior, el peor rendimiento en la historia del sistema.
“Las operadoras de pensiones pueden mejorar el desempeño de los fondos gracias a estrategias como gestión de riesgo sobre las inversiones que realizan. Por otra parte, la existencia o inexistencia de riesgos sistémicos (como la crisis) también influye en el desempeño de los fondos”, concluyó Javier Cascante, superintendente de Pensiones.


Ver comentarios