Enviar
Analistas advierten que de seguir aumentos pondrían en apuros a banqueros y deudores
Alza de intereses enciende alarmas

• Subida podría dar lugar a una parálisis de muchos proyectos privados

Wilmer Murillo
[email protected]

Las constantes alzas de las tasas de interés podrían poner muy pronto a los deudores y banqueros a renegociar los créditos.
Asimismo, la subida de intereses ha hecho que los empresarios estén viendo restringido el acceso a préstamos, lo que empezaría a contribuir a una desaceleración de la producción y que se pospongan muchos proyectos.
Ambos elementos son luces amarillas prendidas en el tablero económico, que a juicio de analistas deben ser atendidas con cuidado.
“Consideramos que estos aumentos deberán detenerse pronto, antes de que los banqueros se vean obligados a renegociar los créditos con sus clientes”, dijeron analistas de INS Valores.
El pasado 15 de octubre los agentes económicos se enteraron del importante ajuste en la tasa básica pasiva que calcula el Banco Central (BCCR) ya que el indicador pasó del 10% al 11%, aunque esta semana presentó un ligero retroceso al 10,75%; sin embargo la tendencia no deja de preocupar a los deudores, sobre todo a aquellos que solicitaron los créditos cuando el nivel era mucho menor.
Las tasas locales han venido vertiginosamente en aumento durante los últimos seis meses, debido al efecto de las tasas de captación del sector financiero y las subastas del Banco Central, Central Directo y Ministerio de Hacienda.
“Estas instituciones están captando a tasas fuera de mercado de más de 300 puntos base por encima de la Tasa Básica Pasiva, lo cual afecta a los deudores con préstamos de tasas variables. Una no muy grata situación”, planteó William Porras, analista del Banco de Costa Rica.
Ahora, si el aumento de tasas de interés no se compensa, se mantendrá una presión sobre el límite superior de la banda cambiaria y el nivel de las reservas monetarias. Es algo que Isaac Castro, analista de Interbolsa, interpreta que podría obligar al Banco Central a abrir la banda superior.
Las tasas de interés reales se siguen ubicando en terreno negativo, desincentivando el ahorro, y la creciente expectativa de una posible depreciación del colón torna menos atractiva la inversión en moneda local.
En el mercado bursátil costarricense los ajustes de la tasa básica y los de tasas del Central Directo también al alza, provocaron que los participantes exigieran mayores rendimientos principalmente en los títulos cero cupón; es decir aquellos que se adquieren con descuento.
En la subasta realizada el 20 de octubre el Banco Central colocó alrededor de ¢3 mil millones en este tipo de instrumentos, con un rendimiento máximo del 11,15% para un plazo de 345 días.
Aunque el Central procura ir sacando la liquidez del mercado a través de estas subastas y con ello luchar contra la inflación, tampoco puede elevar radicalmente el costo de su deuda, sobre todo la de mayor plazo, explicaron analistas de INS Valores. A ello atribuyeron que no se realizó asignación alguna en la subasta convocada de emisiones del Banco Central en dólares.
En Costa Rica ya se ha empezado a sentir la desaceleración de la economía, el Indice Mensual de Actividad Económica muestra a agosto una variación interanual del 3%, mientras que al mismo mes de 2007 el dato mostraba un avance del 7,3%.
La desaceleración se relaciona con un menor dinamismo de la industria, vinculado ampliamente a la economía mundial por las exportaciones y el alza de intereses.


Ver comentarios