Enviar
Tráficos reportan una fuerte caída en el número de infracciones
Altas multas de tránsito atemorizaron a conductores
• Incumplimiento de la restricción vehicular y hablar por celular fueron las principales transgresiones
• Falta de quórum impidió a los diputados sesionar ayer temprano para tratar de reducir las sanciones

Danny Canales
[email protected]

La entrada en vigencia, ayer, de las altas multas contra la infracción a la Ley de Tránsito causó pánico entre los conductores.
El número de boletas elaboradas por los tráficos a los infractores estuvo muy por debajo de las registradas diariamente hasta la semana anterior.
Por ejemplo, en las primeras diez horas del operativo de ayer se había castigado apenas a 220 conductores.
Esas cifras se quedan cortas si se comparan con las que se registraban cuando no se habían endurecido los castigos, pues solo por el irrespeto a la restricción vehicular se realizaban unos 450 partes diarios, según datos suministrados por la Dirección de Tránsito.
Precisamente el irrespeto a la restricción para conducir por algunas calles del centro de San José fue la infracción más común ayer.
Otras de las infracciones que más se castigaron en el primer día de vigencia de la nueva ley fueron hablar por celular al momento de conducir, manejar sin licencia, no abrocharse el cinturón y portar polarizado en el vidrio trasero.
“La caída de las infracciones es una muestra de que los ciudadanos se han cuidado más en su comportamiento”, opinó Rosaura Montero, viceministra de Transportes.
El temor de los usuarios radica en las consecuencias monetarias y hasta penales que su desobediencia les puede acarrear a quienes incumplan la nueva normativa, agregó la funcionaria.
Por ejemplo hasta el domingo si una persona era sorprendida conduciendo a más de 120 kilómetros por hora (kph) era castigada con una multa de ¢20 mil; desde ayer esa conducta es penalizada con ¢293 mil.
Además si el conductor acelera 30 kilómetros por hora más y llega hasta los 150 kph, esa conducta será tipificada como un acto criminal que será castigada con entre uno y tres años de cárcel.
En el caso del incumplimiento de la restricción vehicular el castigo sin impuestos y cargas adicionales que se aplica desde ayer es de ¢29,4 mil, cuando antes se castigaba con una multa de ¢5 mil.
Pese a que el sindicato de Tránsito se oponía a que se exigiera a los oficiales aplicar las nuevas sanciones a partir de ayer, por razones de seguridad, Montero destacó que los tráficos cumplieron con su deber.
Adicionalmente destacó que en caso de que los conductores consideren que se les aplicó una multa de forma injusta o hubo abuso de autoridad por parte de los tráficos, pueden plantear la denuncia ante la oficina de Inspección Policial o llamar al número 2523-2016.
Mientras los oficiales de tránsito iniciaban la aplicación de la ley, los diputados perdieron la oportunidad de reanudar en horas de la mañana el estudio de las reformas a esta norma, para tratar de rebajar las multas hasta en un 70%.
Ello porque a las 9 a.m., cuando debió iniciarse la sesión, había en el plenario 34 de los 38 legisladores necesarios para iniciar la discusión de las más de 200 mociones que se le han presentado a este texto.
No obstante, la Asamblea Legislativa sí pudo retomar el tema en la sesión de la tarde. Al cierre de esta nota, a las 6 p.m., se habían votado solo diez mociones relacionadas con la revisión técnica y la restricción vehicular.




Ver comentarios